Aunque no se lanzó, Lavagna ya prepara el terreno para ir a las PASO

Según supo El Cronista, ya hay consultas de su equipo de campaña en varias provincias del interior para fiscalizar esa elección. Su encuentro con Massa, las encuestas y el rol de los gobernadores.

La hipótesis de que Roberto Lavagna acepte finalmente competir con sus aliados de Alternativa Federal en Las Paso  con el propósito de llegar así a las elecciones generales como el candidato más votado del espacio volvió a cobrar fuerza esta semana, luego de que el exministro dejara abierta esa posibilidad en una entrevista televisiva y se mostrara junto a Sergio Massa en una cena organizada por la UOCRA.

Es que en el reportaje que le concedió a Viviana Canosa el miércoles por la noche para su nuevo ciclo de entrevistas políticas, que emite Canal 9, el ex ministro le envió al tigrense un mensaje conciliador "Massa es un amigo", dijo, cuando se le preguntó por su vínculo actual con el líder del FR, luego de los cortocircuitos entre ambos ante la imposibilidad de ponerse de acuerdo en el mecanismo para elegir al candidato.

"Massa es un amigo", dijo Lavagna en un mensaje conciliador.

Se sabe; mientras Massa promueve dirimir ese liderazgo en una interna, Lavagna insiste en la vía del consenso porque argumenta que aspira a una construcción más amplia en la que confluyan el radicalismo desencantado de Cambiemos, el socialismo y el GEN. Ese armado claro está -el famoso Consenso 19- sigue en marcha.

En ese reportaje con Canosa, Lavagna intentó escaparle a la respuesta cuando se le consultó si estaría dispuesto a ir a una interna y, con evasivas y medias palabras, esta vez no cerró la puerta, lo que muchos interpretaron como un cambio de postura del economista.

¿Cambió entonces Lavagna su posición?

En su entorno, afirman que no. "No hay ningún cambio. La diferencia que pudo haberse notado es que se vivenció que la relación personal (con Massa) sigue siendo buena y no hay ningún motivo para que no participen juntos de una comida y eso no significa ninguna otra cosa. Está la expectativa de que puedan confluir y continuar en un mismo espacio, pero no hay ningún cambio respecto del convencimiento de Lavagna de que lo mejor es que haya un candidato que surja del consenso", decía ayer un colaborador del economista.

Lavagna y Massa, juntos en la UOCRA

Justamente, tras grabar la entrevista televisiva, Lavagna coincidió con Massa en una cena de la UOCRA en Parque Norte y allí ambos se tomaron fotos sonrientes y se estrecharon en un abrazo. La escena pareció dejar atrás los chisporroteos de semanas pasadas, cuando el exministro llegó a decir que con el tigrense estaban por "caminos separados".

Hoy, cerca de Lavagna dicen que la expectativa es que puedan confluir juntos. Ese reencuentro entre los dos dirigentes peronistas tuvo como telón de fondo el cierre de una jornada durísima para el Gobierno, con la disparada del dólar y del riesgo país por arriba de los 900 puntos.

Así las cosas y pese a lo que dicen en su círculo íntimo, un hombre que lo conoce bien y trabajó en algún momento con el economista le aseguró a El Cronista que el exministro hoy no está tan plantado como antes en la idea de no competir en primarias aunque, claro está, tendría sus condiciones.

Por lo pronto, espera un guiño del gobernador de Córdoba Juan Schiaretti, ya no quizá para ungirlo candidato del consenso, pero sí un pronunciamiento en favor de su candidatura por sobre la del resto de los socios de AF. Y también de otros gobernadores peronistas que públicamente simpatizan con su eventual candidatura.

Pero aún antes de llegar a esa instancia, lo que Lavagna espera ver es su evolución en las encuestas. Porque aunque aún no está lanzado oficialmente, falta que se verifique el despegue de su figura en los sondeos de opinión, una condición básica para pretender que las preferencias de los gobernadores se vuelquen a su favor.

Por otro lado, esos gestos políticos que aguarda el ex ministro no ocurrirán al menos hasta el 12 de mayo, fecha en la que Schiaretti -se da por descontado- conseguirá su reelección en su provincia.

Sí hay un dato que puede ayudar a calmar en algo la ansiedad de aquellos sectores que quieren ver ya al ex ministro lanzado formalmente como candidato: es que el lavagnismo ya concentra su atención en las PASO previstas para el 11 de agosto, una instancia obligatoria a la que, compita o no con sus socios de AF, Lavagna tendrá que asistir si es que quiere se presidente.

Desde que su búnker de campaña comenzó a funcionar esta semana en unas remodeladas oficinas de Retiro trascendieron algunos movimientos y consultas de su equipo en varias provincias del interior para la fiscalización de las primarias. Señal de que el operativo para lanzarse a la carrera de octubre no detiene su marcha.

Tags relacionados
Noticias del día