ACUERDO EN LA MIRA

Argentina y el Fondo: ¿qué margen hay para no romper las metas acordadas?

Con las metas de acumulación de reservas y fiscal comprometidas, el Gobierno busca dólares y ajusta cuentas. El waiver por el segundo trimestre y dudas sobre el futuro del programa económico.

¿Qué margen tiene el Gobierno para renegociar las metas del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional? La pregunta flota en la city, mientras la brecha fiscal se contrae pero sigue lejos de la meta del programa, la acumulación de reservas se complica y el equipo del ministro Sergio Massa prepara viajes a Washington para ajustar los números. El Ejecutivo sabe que el FMI no romperá por desvíos mínimos y que puedan justificarse, por lo que la gran incógnita está en los dólares que pueda capturar el Banco Central.

El Gobierno llega a la revisión correspondiente al segundo trimestre con las metas de emisión monetaria y déficit fiscal cumplidas y con una acumulación de reservas inferior al objetivo. Fuentes oficiales atribuyeron ese incumplimiento a los organismos multilaterales que demoraron desembolsos comprometidos, sobre todo el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El FMI recibió a Sergio Massa con un duro informe sobre las debilidades de Argentina: qué dice sobre reservas, cepo, déficit y deuda

¿Con segmentación y recorte de gastos no alcanza? Advierten que todavía falta para cumplir con el FMI

Sin embargo, para que el Banco Central cumpliera con su parte (las compras en el mercado) tuvo que ajustar el cepo cambiario y trabar importaciones durante la última semana de junio. En julio volvieron las ventas netas de divisas, a la espera de que el campo venda la soja y los organismos de crédito agilicen los desembolsos.

Así, el semestre terminó con una acumulación de reservas netas por u$s 1842 millones, contra el objetivo de u$s 3450 millones. El Central debería terminal el año con u$s 5800 millones de reservas netas.

Waiver

El Gobierno admite que debería negociar un waiver para obtener el desembolso de u$s 4000 millones de septiembre, por el incumplimiento de la meta de reservas. Si bien el FMI podría atender esta excepción, la incógnita es cómo se acomodará el programa en el corto plazo.

Claudio Loser, exdirector para el Hemisferio Occidental en el FMI y presidente de la consultora Centennial América Latina, sostiene que el Fondo exigirá medidas para acumular reservas. "El Fondo va a decir que hay que acumular reservas y que este sistema cambiario, con una inflación que es mucho más alta de la esperada, hace que el tipo de cambio esté atrasado", dijo.

Si bien el acuerdo no contempla una meta de tipo de cambio, sí exige que acompañe a la inflación. "Para mí, el tema es el tipo de cambio", afirmó Loser. "Van a dar el waiver, pero con una advertencia sobre la política económica", afirmó.

En un informe reciente, el Fondo hizo hincapié en que se requiere "mantener un fuerte superávit comercial, reconstruir reservas internacionales, recuperar el acceso a los mercados y asegurar la sostenibilidad de la deuda". 

Viaje a Washington

Con dos meses seguidos de déficit comercial, el tema estará sobre la mesa en la reunión con funcionarios que el FMI espera para fines de mes y que encabezará Leonardo Madcur, jefe de asesores de Massa. Si bien se espera que se sume el nuevo secretario de Programación Económica, Gabriel Rubinstein, este no confirmó su participación.

Gabriel Rubinstein se sumaría a las reuniones de la semana próxima en Washington.

La directora gerenta del FMI, Kristalina Georgieva, reclamó "acciones dolorosas" para ordenar las cuentas y bajar la inflación. Un ajuste. "Hay un tema puntual: el energético", dijo.

El margen en el déficit fiscal

Javier Alvaredo, titular de la consultora ACM. "Este año, por importaciones energéticas, se gastará casi un punto del PBI adicional", agregó. Eso impacta en las dos metas en discusión: la acumulación de reservas y el déficit fiscal. "Es verdad que tardó en hacerse el ajuste tarifario, pero, como decía el expresidente Macri, pasaron cosas".

"No veo al Fondo rompiendo por un desvío de 0,2 o 0,3 puntos del PBI" en la meta fiscal, afirmó Alvaredo.

Sergio Massa ratificó la meta de déficit primario para este año, pero las cuentan todavía no cierran.

El Gobierno comenzó a ajustar las cuentas públicas para acercarse a la meta de déficit primario de 2,5 del PBI. Pero con la segmentación anunciada y los recortes presupuestarios, el rojo proyectado quedaría en torno al 3% del PBI. La inflación podría cerrar la brecha por el lado de los ingresos, pero distintos consultores prevén una desaceleración en la recaudación. El anticipo extraordinario del impuesto a las Ganancias arrimará $ 100.000 millones netos de coparticipación, pero en una ventana que se extiende hasta julio de 2023.

En ese marco, Massa debería dar señales adicionales de ajuste. Este martes, confirmó que el Indec auditará las plantillas de personal de la administración central, organismos descentralizados y empresas públicas, incluso sociedades anónimas con participación estatal mayoritaria. Las empresas públicas tienen un déficit que se estima en los u$s 5000 millones anuales.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.