Argentina sale a condenar a Venezuela para llevar paz a la relación con Estados Unidos

Advertido por Washington, el Gobierno llamó la atención del embajador que había cuestionado el informe de la ONU sobre violaciones de los derechos humanos. Esta semana se define el futuro de la comisión investigadora que acusa a la gestión de Nicolás Maduro.

El Gobierno de Alberto Fernández volverá a marcar distancia del régimen de Nicolás Maduro al reafirmar este lunes ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas su preocupación por la perdurable crisis política, económica, humanitaria y social y la vulneración de las garantías fundamentales de sus ciudadanos, para desmarcarse de este modo de la postura que la semana pasada adoptó el representante argentino ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Raimundi, cuando se discutía la dramática situación de Venezuela en ese foro.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU, ubicado en Ginebra, debe discutir este lunes y martes el informe elevado por la alta comisionada y expresidenta de Chile Michelle Bachelet, el cual asegura haber constatado detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales, represión de protestas pacíficas y las crecientes dificultades de acceso a alimentos, agua, medicamentos entre los privados de la libertad.

La semana pasada, el embajador político enviado por Alberto Fernández a la OEA, Carlos Raimundi, opinó durante una discusión con otros representantes que “Venezuela ha sufrido un fuerte asedio internacional y amenazas de intervención por lo que “hay una apreciación sesgada de lo que son las violaciones a los derechos humanos en determinados países , y de allí que pidió “abandonar la estigmatización , cesar “el bloque contra sus recursos y reservas y buscar “otro modo de apoyo y colaboración a las autoridades.

Las expresiones de Raimundi, que no pertenece a la plantilla diplomática y profesional de la Cancillería, sino que su puesto responde al acuerdo político y el reparto de cargos dentro del Frente de Todos, provocó la reacción contundente de Estados Unidos, que a través de su subsecretario de Asuntos Hemisféricos consideró “un poco tristes sus expresiones.

En igual sentido y con mayor vehemencia habló el embajador norteamericano en Buenos Aires con el canciller Felipe Solá, que a su vez quedó visiblemente molesto con Raimundi por “cortarse solo . Es que el Gobierno no quiere tener un cortocircuito con la Casa Blanca en momentos en que la administración de Donald Trump ha tendido la mano para favorecer la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a fin de hallar un acuerdo que postergue los vencimientos de deuda por tres años.

Tal fue la conmoción y el repudio a Raimondi que el Gobierno debió aclarar que no había cambiado su posición respecto a Venezuela. Incluso el vicecanciller Pablo Tettamanti debió reiterar que la Argentina “sigue apoyando la necesidad de que se restablezcan plenamente las instituciones democráticas". Raimundi, por su parte, dialogó con el presidente para explicarse, y más tarde revalidó el informe Bachelet.

RECULE. 2 días después del discurso en la OEA el embajador Carlos Raimundi aparece hoy tras hablar con Alberto Fernández. Ahora dice que informe Bachelet es "serio" y "expresa violaciones importantes a DDHH. Argentina no puede desconocer ni ni dejar de estar sumamente preocupada" pic.twitter.com/8Wdtruz7AB

— Gabriel Bastidas (@Gbastidas) October 1, 2020

Así las cosas, este lunes el embajador argentino ante los organismos con sede en Ginebra, Federico Villegas, renovará la preocupación argentina por los derechos humanos y respaldará las conclusiones del informe de Bachelet, que por el lado de Maduro ha sido duramente cuestionado.

El sucesor de Hugo Chávez rebajó recientemente la tensión hacia las Naciones Unidas y como señal de tregua concedió la excarcelación a más de un centenar de presos políticos, a la vez que mantuvo una videconferencia con la comisionada Bachelet para discutir los principales puntos del informe.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios