LA ELECCIÓN DE LA NUEVA CONDUCCIÓN CEGETISTA SE POSTERGAR M S ALL DE AGOSTO

Amenaza de bloqueo de Moyano demora la definición de un jefe único en la CGT

El camionero hace valer su representación en el actual consejo directivo para negociar con el resto de los sectores de la central espacios para su tropa en la futura cúpula cegetista

A más de uno se le atragantó la comida. El mensaje del puñado de dirigentes moyanistas durante el almuerzo era muy concreto: Pese a haber anunciado con bombos y platillos su salida de la CGT, ahora Hugo Moyano tenía decidido volver sobre sus pasos y hacer valer su representación en el consejo directivo cegetista para bloquear el proceso de nominación de una nueva conducción de la entidad si su voz no era tenida en cuenta en la definición de esa futura cúpula. No fueron pocos los que interpretaron sin lugar a dudas el sentido de la advertencia moyanista y trazaron un correlato directo: la postergación más allá del 22 de agosto de la unción de un jefe único al frente de la principal central sindical.

El líder camionero puso en marcha su jugada en el escenario más propicio. Fue durante el encuentro que ayer mantuvieron en la sede porteña del gremio del Petroleo y Gas Privado de Guillermo Pereyra los grupos sindicales que promueven la renovación de la conducción cegetista con la elección de un solo secretario general, cargo para el que buena parte de esos sectores postula al actual triunviro Héctor Daer (Sanidad). En medio de la mesa encabezada por las corrientes que comparten ese consenso, como los grupos de gordos e independientes, los gremios del MASA de Omar Viviani y la dirigencia de la 62 Organizaciones de estrecha llegada a la Casa Rosada, la tropa sindical cercana a Moyano reclamó ser considerada en la negociación para el reparto de cargos en la futura conducción.

El planteo sacudió la pretensión de quienes ya habían diagramado un cronograma de fechas para culminar con el congreso del 22 de agosto, dando por hecho que el moyanismo se abstendría de participar de ese proceso luego de la publicitada salida de Pablo Moyano de la cúpula de la central. "No es que tenga posibilidad de bloquear todo, pero si tiene mucha capacidad de daño para complicar todo", evaluó un referente que acudió a la reunión de ayer. Otro gremialista fue más sincero: "La verdad es que necesitamos del apoyo de 3 o 4 moyanistas del consejo para poner en marcha todo el proceso". Y especuló con la intención del camionero de negociar la inclusión de su propio espacio dentro de la nueva cúpula. "Esta claro que no se va de la CGT, ese es el mensaje", enfatizó.

Sin embargo, entre los sectores que consensuaron avanzar con una conducción unipersonal (en reemplazo del actual triunvirato que, además de Daer, componen Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña) rechazaron de forma tajante que Moyano esté operando en tándem con el gastronómico Luis Barrionuevo para frenar el proceso de renovación. "La capacidad de Barrionuevo en la interna de la CGT es mínima y tampoco interesa demasiado tener o nó su apoyo para elegir al secretario general", aclaró otro gremialista al tiempo que rechazó que la figura del gastronómico se haya fortalecido puertas adentro de la central obrera tras su designación como interventor del Partido Justicialista nacional. "Lo real es que nadie se banca, ni siquiera Moyano, su actitud con el tema del PJ", aseguró.

No obstante, el gastronómico apuesta sus fichas a quedarse con el sello de las 62 Organizaciones, una entidad que hoy hegemonizan un conjunto de gremialistas cercanos a la administración de Mauricio Macri.

Tags relacionados