Alertan que el cepo para importar maquinaria agrícola sumará presión a los precios

Las limitaciones del acceso al MULC a los que importen sembradoras, cosechadores y otras máquinas generarán un sobrecosto financiero sobre el sector agropecuario que podría presionar al alza a los precios del mercado interno.

La semana pasada el Banco Central (BCRA) dispuso limitaciones al acceso al mercado oficial de cambios para los importadores de ciertos bienes considerados suntuarios, entre los que figuran autos de alta gama, entre otros, pero también bienes de capital para el sector agrícola como cosechadoras y sembradoras.

Esta restricción obliga a utilizar al importador dólares propios o recurrir a las cotizaciones paralelas para pagar por esos bienes, dado que no pueden acceder al MULC hasta 90 días después de concretar la operación, lo que representa un sobrecosto para los productores agrícolas que requieren estos bienes.

En concreto, entre los 86 productos alcanzados por la disposición, figuran máquinas cosechadoras, sembradoras, abonadoras, pulverizadoras, aparatos de trillar y prensas de paja y forraje. "Esto podría trasladarse a los precios dado el costo financiero que generará esta restricción cambiaría para los importadores", señaló el tributarista especializado en agro Rodrigo Vendramin.

Según la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), en los primeros once meses del año las importaciones de estos bienes totalizaron u$s 86,3 millones, un 17,3% más que en el mismo período de 2019. 

Fuente: CIRA e Indec

No obstante, según datos del Indec de los tres primeros trimestres, la cantidad de cosechadoras importadas perdió preponderancia respecto a las fabricadas localmente, debido a las complicaciones económicas y logísticas de la pandemia.

La cantidad de unidades importadas fueron el 17% del total, mientras que en el mismo período de 2019 significaban el 46% y estaban casi a la par que las elaboradas localmente.

El titular de CIRA, Rubén García, criticó la normativa del BCRA al señalar que alcanza a bienes que no son de lujo y consideró que es una medida que golpea al sector importador que se suma a otras decisiones perjudiciales como el retraso en la aprobación de las licencias no automáticas y el exceso de las regulaciones.

Analistas consideran que la limitación de las importaciones y, especialmente las de bienes de capital para el sector agrícola, uno de los principales motores de la economía, constituyen un freno a la recuperación de la actividad, de la inversión y las exportaciones.

 

 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios