SESIONES ORDINARIAS

Golpeado, Alberto vuelve al Congreso a mostrar iniciativa para salir de la crisis

Resentido por el vacunatorio VIP, Fernández hará hincapié en el plan oficial de inmunización y la estrategia para traccionar la economía; responderá cuestionamientos y llamará a la unidad de su espacio.

Por segunda ocasión, Alberto Fernández vuelve hoy al mediodía a inaugurar el período de sesiones ordinarias del Congreso y asimismo dar parte del estado de la nación, que todavía sufre las consecuencias sociales y económicas que provocaron la pandemia de coronavirus desatada hacia fines de 2019 y los yerros en estrategia adoptada para mitigar la enfermedad, en el marco de una emergencia sanitaria dictada hace casi un año.

Fernández tomará la palabra ante un salón semivacío, con legisladores que seguirán la jornada desde el recinto, otros en sus despachos, y el resto en las provincias. Todo ello tras días tumultuosos para el oficialismo, abatido al verse forzado a reconocer un esquema paralelo de acceso a la vacuna (un vacunatorio VIP) para allegados al poder, que le costó la renuncia al ministro de Salud Ginés González García

A diez días de conocerse el escándalo, la confrontación entre Gobierno y oposición escaló al punto de salir a las calles para mostrar displicencia con la reacción oficial, y con la Justicia, luego de que el mismo presidente amonestara a jueces y fiscales para que desechen cualquier investigación por las irregularidades en el área sanitaria.

Las luchas intestinas del Frente de Todos también resienten al presidente. Fernández debió salir el sábado en la mañana a pedirle a la militancia que no acuda este lunes al Congreso para mostrarle apoyo, cuando se multiplican los choques entre facciones que se disputan áreas de influencia, y la vicepresidenta parece replegada en el sur. El caso paradigmático lo muestra la negativa del intendente de Esteban Echeverría y vice del PJ, Fernando Gray, de renunciar a su cargo para facilitar el desembarco de Máximo Kirchner y La Cámpora en el vehículo partidario. De allí que se espere que el jefe de Estado brinde un mensaje para apaciguar a la tropa.

El discurso a pronunciar, que el presidente ultimaba anoche en Olivos, dará cuenta de los aciertos en el combate a la pandemia, los avances que se concretaron el año transcurrido y con respecto a las promesas realizadas aquel 1° de marzo de 2020 (entre ellas, el aborto legal, la reforma previsional, y el acuerdo con los acreedores privados), y deberá irremediablemente mostrar un camino de salida a la crisis que atraviesa la economía, la falta de confianza y la pérdida de imagen que viene sufriendo desde hace meses.

Este año, el Congreso no estará colmado de la militancia oficialista. Fernández llamó a desmovilizarse.

Vacunas, deuda, justicia y economía

Fuentes oficiales comentaron a este diario que el presidente aprovechará la ocasión para dar un estado de situación de la Argentina, informar la estrategia a seguir con vistas a cerrar un acuerdo por la renegociación de los vencimientos de deuda del préstamo stand by tomado por el expresidente Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2018, y asegurar la amplitud de la campaña de vacunación en marcha para inmunizar a la mayor población de riesgo posible en el transcurso del año, de modo de evitar mayores repliegues de la economía en caso de complicarse la situación sanitaria y, así, apostar a un rebote tras una caída brutal de 10 puntos del PBI en el pasado año.

Fernández insistirá en una convocatoria a todos los sectores sociales para hacer frente a los desafíos del nuevo escenario nacional e internacional que deja la pandemia. El capítulo más urgente hace al acuerdo de precios y salarios convocado con cada sector productivo nacional para hacer converger las expectativas inflacionarias e, igualmente, permitir una recuperación del salario, algo que el oficialismo considera crucial para poner a girar la rueda de la economía. 

Sin embargo, el establishment viene demandando mayores detalles del plan gubernamental de corto, mediano y largo plazo, y las reformas que instrumentará en acuerdo con el Fondo para lograr aplazar el pago de la deuda y así tener oxígeno para crecer.

En la senda de reanimar la economía, Alberto traerá a cuenta el proyecto oficial que en breve comenzará a discutirse para elevar el mínimo no imponible de Ganancias, la gigantesca inversión en obra pública prometida en el Presupuesto 2021 (son $ 842.600 millones, casi 10% del total gasto), y la mentada reforma judicial, que unificaría fueros de la Justicia federal penal y reduciría el poder de los 12 jueces de Comodoro Py.


Tags relacionados

Comentarios

  • IU

    Ignacio Ucero

    01/03/21

    El problema de argentina es el estado y los politicos ! Dime con quin andas y te dire quien eres... los politicos ...del primero al ultimo son una mango de delincuentes.- No hay que alimentarlos mas hay que dejar de pagar impuestos o irse y volvr cuando mueran todos esos zanganos demagogos creadores d pobreza.-

    Ver más

    0
    0
    Responder
  • CA

    Claudia Analía

    01/03/21

    Cuando uno no sabe adonde ir, todos los vientos se ponen en contra.

    Ver más

    1
    0
    Responder