Coronavirus en la Argentina

Alberto extenderá el distanciamiento social por un mes

El domingo vence el actual decreto y el presidente renovará el esquema, en principio, por 30 días. Hoy se debatió en el Gobierno la figura legal para permitir a los alumnos volver a las escuelas el 17 de febrero

Después del susto estadístico, que hizo temer la llegada temprana de una segunda ola, el Gobierno no planea grandes modificaciones al actual sistema jurídico epidemiológico. El actual decreto de necesidad y urgencia (DNU) que establece el distanciamiento social (DISPO) vence el domingo: Alberto Fernández, confiaron fuentes oficiales anoche, estaría decidido prorrogarlo por un mes más. .

A pesar de que no habría modificaciones, con la intención de anunciarlo mañana, el Presidente repetiría la ronda de conversiones con gobernadores, como en anteriores ocasiones. La baja de los casos alentó a defensores de la cuarentena, como el bonaerense Axel Kicillof, a plantear para el resto de la temporada incluso menos restricciones, como limitar el toque de queda nocturno.

El debate interno era si en el nuevo decreto, el DISPO extendido abarcaría el prometido inicio de clases presenciales, fijado para marzo pero con pruebas piloto para mediados de febrero, un objetivo que se fijó la Casa Rosada para este 2021. En la administración albertista evaluaban ayer un nuevo paraguas jurídico que haga compatible las actuales restricciones, como el uso del transporte público para trabajadores esenciales, con el regreso de los alumnos a sus escuelas, con clases en la mayor medida posible presenciales.

Para coordinar el dispositivo de movilidad, esta semana se reunieron los ministros Nicolás Trotta (Educación) con Mario Meoni (Transporte). Quedaron en presentar el plan para evitar amontonamientos en el transporte público el próximo jueves. Una idea que conversaron es evitar las "horas pico", lo que implicaría que los alumnos deberían ir a clases una hora más tarde, por ejemplo, para descomprimir los colectivos a las 8.

El DNU que se revelaría hoy podría incluir alguna modificación para prever el inicio lectivo. En la normativa actual, se faculta a las provincias a reanudar las clases presenciales si lo permiten los criterios epidemiológicos definidos por le Consejo Federal de Educación. Y es la cartera de Trotta la autoridad para aprobar los pedidos distritales. Este aval será clave en la ciudad de Buenos Aires, donde los gremios negocian el plan de Horacio Rodríguez Larreta para el regreso a las escuelas.

Cuando la oposición levantó la bandera educativa, con un Mauricio Macri al frente del reclamo, la Casa Rosada rápidamente salió a prometer la vuelta de las clases presenciales para evitar que Juntos por el Cambio lograra capitalizarlo. No sólo Larreta fijó el 17 de febrero para un regreso paulatino, también Kicllof.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios