Agenda bilateral

Alberto viaja a Chile: tregua con Piñera, seducción de inversores y apertura de mercados, en la agenda

El presidente permanecerá dos días en el vecino país. La visita busca distender la tensión con el mandatario chileno, relanzar la relación con proyectos estratégicos y dar nuevo cauce al comercio bilateral.

Alberto Fernández abrirá este martes su agenda de visitas oficiales al exterior con una escala especial. El presidente eligió como primer destino fronteras afuera la vecina república de Chile, donde gobierna el conservador Sebastián Piñera, con cuyo gobierno sucedieron una serie de tensiones que complicaron el vínculo al más alto nivel y varias áreas de la relación bilateral.

El presidente viajará el martes por la mañana a Santiago de Chile acompañado por el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, cuya permanencia en el cargo ha sido cuestionada; el ministro de Salud, Ginés González García, y el ministro de Defensa, Agustín Rossi. Por fuera del gabinete, también acompañará el gobernador de Salta, Gustavo Sáenz.

Al mediodía, cuando se espera su llegada, la comitiva argentina con el embajador en Chile, Rafael Bielsa -hermano de la removida ministra de Hábitat, María Eugenia Bielsa- presentará una ofrenda floral a los próceres Bernardo O'Higgins y José de San Martín, y luego se trasladarán al Palacio de la Moneda, sede del Ejecutivo chileno.

Fernández aprovechará al visita para realizar allí un homenaje al socialista Salvador Allende, destituido de la presidencia de su país el 11 de septiembre de 1973, cuando las Fuerzas Armadas dieron paso a una dictadura de las más cruentas que hayan ocurrido en América latina, bajo el mando del general Augusto Pinochet. El presidente tiene previsto visitar el salón que recuerda el despacho del Jefe de Estado, donde se quitó la vida antes de rendirse al asedio militar.

En La Moneda, Fernández y Piñera mantendrán una reunión de trabajo seguida por un almuerzo, donde está previsto la firma de varios convenios. Ambos presidentes suscribirán un memorándum para propiciar el trabajo conjunto en Parques Nacionales, y darán rúbrica a un acuerdo que reconoce las licencias de conducir emitidas en los respectivos países para el tránsito binacional. A su vez,   se avanzará en un acuerdo de control y monitoreo conjunto en pasos fronterizos, y la discusión de un esquema de corredores viales bioceánicos, que faciliten para la producción local la llegada a los mercados asiáticos por los puertos del Pacífico.

Fernández llega a un país que vive una honda transformación: el estallido social de 2019 dio lugar a un referendo que aprobó modificar la Constitución.

La semana pasada, en la reunión del presidente con gobernadores del Norte Grande, la integración con Chile fue un tema de relieve. En San Juan, el gobernador Sergio Uñac busca reflotar el Túnel de Agua Negra; en Catamarca, Raúl Jalil quiere que su provincia sea cabecera de la conexión férrea, y a la vez el salteño Sáenz quiere incrementar el flujo comercial por el paso de Sico.

Una visita con agenda política

 En La Moneda, los mandatarios discutirán además un contrato para la provisión de gas a Chile, la apertura del mercado de carne aviar para la Argentina en Chile y, en contrapartida, la habilitación de las importaciones de carne porcina de Chile hacia la Argentina. Asimismo, se espera que los presidentes discutan la aplicación de la baja de aranceles para exportación de autos argentinos del otro lado de la Cordillera, que regirá desde marzo próximo.  

Por tratarse de una visita de Estado, Fernández tendrá una reunión protocolar con los presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado chilenos, y las autoridades de la Corte Suprema de Justicia. 

Más tarde, Fernández mantendrá una reunión "con artistas e intelectuales chilenos", según supo El Cronista por fuentes allegadas al presidente. Es de esperar que en la cita haya figuras de la escena política local, algunas de ellas opositores al gobierno de Piñera. En efecto, Fernández mantuvo en los primeros meses de gobierno con figuras de la escena local, como el excandidato progresista Marco Enríquez Ominami, arengó en charlas a otros líderes a "recuperar el poder", y además criticó el manejo de la pandemia de coronavirus.

De hecho, por fuera de la agenda oficial, Fernández cenará el martes con Enríquez Ominami, quien ha iniciado un juicio contra el Estado chileno ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por negarle sus derechos políticos, tras pesar sobre él una condena por irregularidades en el financiamiento de su campaña electoral.

El miércoles, antes de embarcarse de regreso, el presidente visitará la sede de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) y dictará una conferencia magistral; también prevé mantener una reunión en privado con empresarios e inversores, a los que pretende hablar del clima de negocios en la Argentina. Más tarde, el presidente se contactará con otros hombres y mujeres de negocios nucleados en el Comité Empresarial Binacional

En privado, el jefe de Estado argentino se reunirá con Horst Paulmann, CEO y presidente de Cencosud; Charles Kimber, del grupo Arauco Celulosa; Juan Sutil, presidente de la Confederación de Producción y Comercio; Antonio Gallart, gerente general de Gas Natural Fenosa; Paolo Pallotti; CEO de ENEL; Rodrigo Hinzpeter, director de CCU y presidente del Capítulo Chileno del Consejo Empresarial Binacional; Bernardo Larrain, presidente de SOFOFA; Denise Abudinén Butto, gerente corporativa de exploración de ENAP; Francisco Ruiz Tagle, gerente general de CMPC Celulosa, y José Antonio Garcés, de la Embotelladora Andina S.A.

Más tarde, Alberto visitará la Fundación Democracia y Desarrollo, del expresidente trasandino Ricardo Lagos.

Tags relacionados

Comentarios

  • JL

    Joaquin Leirado

    25/01/21

    Clima de negocios...jajajaja..trabas para exportar e importar, imposibilidad de acceder a divisas, bloqueos sindicales, expropiaciones en carpeta, suba de impuestos. Filo chavistas en el poder hablando de clima de negicios....haceme reir

    Ver más

    2
    0
    Responder