Alberto advierte con otra "parálisis" y Kicillof convoca de urgencia a alcaldes

El Presidente insistió con que hay riesgos de volver a un confinamiento y el gobernador bonaerense debatirá con los intendentes nuevas restricciones a la circulación. La Pampa anunció su toque de queda.

Alberto Fernández agarró el micrófono, en un acto puntapié de la necesaria obra pública 2021 para la ansiada reactivación, cuando faltaban horas para que Boris Johnson, el premier británico, anunciara el tercer confinamiento total del Reino Unido desde que se desató la pandemia. Con el temor a una importación de la cepa británica del coronavirus, más contagiosa, y frente a lo que estadísticamente ya es un rebrote en la zona metropolitana, el Presidente advirtió hoy que una nueva cuarentena no deja de ser una posibilidad.

"Tenemos un verdadero desafío como sociedad. Si en verdad no queremos volver atrás y dar este paso hacia adelante para ponernos de pie, lo que más necesitamos es que todos tengamos responsabilidad social: cuidarnos nosotros para cuidar a quien tengo al lado. Si esto no pasa, el riesgo de que todo vuelva a paralizarse existe y nadie quiere que eso pase en la Argentina", opinó el mandatario. Aún tiene pendiente agendar la cita tripartita del AMBA para esta semana con Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta. A diferencia de la reunión por la coparticipación, a esta no faltará el jefe de Gobierno porteño.

Y de nuevo, Fernández envió un mensaje de concientización a la juventud. "Llamo la atención a todos los argentinos y, si me permiten, especialmente a los más jóvenes. Todos los datos indican que es allí donde tenemos el mayor problema. Jóvenes que no advierten el riesgo que estamos viviendo. Deben entender que son vectores de transmisión del contagio. Tal vez los jóvenes no sean los que más padecen la enfermedad a la hora de contagiarse, pero son lamentablemente extraordinarios vectores, personas necesarias para contagiar a adultos mayores que definitivamente, cuando se contagian, no la suelen pasar bien", afirmó. 

Precisamente, otro de los más preocupados por los recientes partes diarios del Ministerio de Salud, Kicillof, convocó a su propia cumbre de emergencia con intendentes, con los de la Costa Atlántica in situ en San Bernardo y los del conurbano por videollamada. Mañana al mediodía, como ya había adelantado este diario, se realizará el debate entre el gobernador bonaerense y los alcaldes para definir próximas medidas restrictivas, luego de un fin de semana de platas colmadas como postal de un verano sin Covid-19.

No todos los jefes comunales avalan la idea que toma forma en el Ministerio de Salud provincial, a cargo de Daniel Gollán, de un "toque de queda sanitario", que implicaría prohibir la circulación nocturna. "La suspensión de circulación nocturna es una posibilidad. Si hay silencio durante las noches, una fiesta clandestina es fácilmente detectable", afirmó ayer el viceministro, Nicolás Kreplak en AM 750.

No sólo la noche preocupa en la gobernación, después de los operativos policiales realizados, por caso en Pinamar, para licuar aglomeraciones. "No descartamos tener horarios del día en los cuales no se podrán realizar actividades ni públicas ni privadas: no queremos que las playas en ningún horario tengan la concentración que se vio", añadió Kreplak.

Desde el Ministerio de Salud nacional no desestiman la idea. "Está la discusión esa y otras medidas", confiaron desde la cartera de Ginés González García.

Adelantado, por el estrés del sistema sanitario provincial, el gobierno del pampeano Sergio Ziliotto ya anunció que decretará su propio toque de queda nocturno hasta el próximo lunes 18. Con la excepción de trabajadores esenciales, se prohibirá la circulación de las personas de 1 a 6.30 de la mañana. Los locales gastronómicos deberán cerrar a las 12.30.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios