INFLACIÓN Y PRECIOS

Advierten que sin plan antiinflacionario los precios subirán más de 50% este año

Frente a una pauta oficial del 29% anual, un estudio de la Universidad de Belgrano considera un pronóstico más realista hablar del 45% pero no descarta que se acerque al 54% como en 2019.

La escala de precios en las últimas semanas virtualmente pulverizó la estrategia oficial de que la inflación anual se ubique en el 29% y con la evolución de los primeros tres meses del año crecen las posibilidades de volver a a niveles superiores al 50%. 

Así lo revela un informe del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) , dependiente de la Universidad de Belgrano, según el cual "sin un plan antiinflacionario, el alza de precios podría volver a superar el 50% anual, como ocurrió en 2019".

Víctor Beker, director del CENE, explica que si el Gobierno lograra reducir la suba de precios mensual al 3% hasta fin de año, "la inflación anual se ubicaría en el 45%". 

Víctor Beker, director del CENE, explica que si el Gobierno lograra reducir la suba de precios mensual al 3% hasta fin de año, "la inflación anual se ubicaría en el 45%"

Las estimaciones de los analistas ubican la inflación del primer trimestre en torno al 13%, de modo que un tercio de la pauta inflacionaria oficial de todo el año ya se consumió en apenas tres meses.

En la misma línea, el relevamiento de expectativas (REM) que realiza el Banco Central entre diversos economistas proyecta una inflación minorista de 48,1% para diciembre de 2021.

"Ése parece un pronóstico más realista que el anunciado en el presupuesto nacional para este año, habida cuenta de la necesidad de realinear los precios relativos, particularmente los de los combustibles y las tarifas de los servicios públicos", destacó Beker. 

La clave de este momento parece ser la falta de un plan antiinflacionario que ordene expectativas de los diversos actores económicos. En ese sentido, basta recordar que el propio Presidente señaló en declaraciones al diario británico The Times que no cree en planes económicos.

La clave de este momento parece ser la falta de un plan antiinflacionario que ordene expectativas de los diversos actores económicos

"Dada la inexistencia de un plan de ataque a la inflación, los distintos factores que la alimentan seguirán operando a lo largo del año", apuntó Víctor Beker. 

Y amplió: "A la realineación de precios relativos se agrega el aumento del precio internacional de las commodities, que la autoridad económica pretende neutralizar mediante el atraso cambiario, con el daño a la competitividad internacional que ello puede ocasionar".

Otro aspecto al que hay que prestarle atención es la meta de déficit fiscal comprometida (4,5% del PBI), que fue calculada suponiendo que una gran parte de la población estaría vacunada contra el Covid, y por lo tanto sin necesidad de apelar a medidas de asistencia a empresas (ATP) o personas vulnerables (IFE).  Por el momento no es el escenario más factible.

"Un mayor déficit obligaría a una mayor emisión monetaria que, por ahora, se ha logrado mantener, medida por la base monetaria, en un nivel interanual del 31%. Sin embargo, los pagos que debe llevar a cabo mensualmente el Banco Central en concepto de intereses por las Leliqs y pases pasivos, ya de por sí presionan al alza dicho guarismo", señaló el director del CENE.

Según sus cálculos, dado que el total de Leliqs y pases pasivos ya supera los 3 billones de pesos, y son mayores que la propia base monetaria, "se requiere unos $ 80.000 millones mensuales por pago de intereses", detalló el experto.

En suma, "ya no se trata de saber si la inflación anual alcanzará al 29% propuesto por la autoridad económica, sino si se podrá evitar que vuelva a un nivel cercano al 53,8% registrado en 2019", remató Beker.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios