INGRESOS E INFLACIÓN

El lustro perdido: desde 2015, solo en el 8% de las ramas de actividad mejoró el salario real

Sobre casi 300 apenas en 21 de ellas creció el poder adquisitivo en un período de cinco años. Algunas de ellas perdieron más del 50% frente a la inflación.

En momentos en que la inflación se consolida en la zona del 3% o 4% mensual y desde el Gobierno intentan dar forma a un acuerdo básico de  precios y salarios con empresarios y representantes sindicales, un informe privado sostiene que en los últimos cinco años el 50% de los trabajadores vio caer su poder adquisitivo en más del 19%.

Según el último relevamiento del Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA), dependiente de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), sobre 295 ramas de actividad sólo 21 (8,1%) registraron mejoras de salarios en términos reales, entre septiembre de 2015 y el mismo mes de 2020.

De las 274 actividades restantes, "el 76,3% tuvo caídas superiores al 15%" en ese período y 95 de ellas exhibieron desplomes del salario real por encima del 25%. "Es evidente que para todas ellas un acuerdo de precios y salarios que supere levemente la inflación no resultará suficiente", explica CIFRA. 

El documento señala que los trabajadores debieron atravesar "dos pandemias", una económica durante el gobierno de Cambiemos y en especial a partir de 2018 y las sucesivas devaluaciones de la moneda, y luego la pandemia de coronavirus que la que la caída del salario enfrenta "dificultades para su reversión".

Si bien los salarios reales de los trabajadores registrados en el sector privado tuvieron una "reducción promedio de 15,4% entre noviembre de 2015 y el mismo mes de 2020, la mitad de los trabajadores tuvo caídas superiores al 19%", apunta CIFRA.

Más compleja es la situación de los trabajadores del sector público, cuyos salarios reales, según el informe, tuvieron una "caída de 29% entre noviembre de 2015 y diciembre de 2020".

La  explicación de esta "caída libre" del salario real, tal cual la cataloga CIFRA, es un "escenario signado por la aceleración del ritmo inflacionario durante los últimos dos años del gobierno de Cambiemos, y su desaceleración en 2020 aunque manteniéndose en niveles elevados".

En verdad, la relativa desaceleración de la caída responde a un descenso de los índices inflacionarios en la primera parte de 2020, en un contexto de sostenimiento de los salarios en pandemia, aunque sin ajustes por paritarias o con importantes demoras en el proceso de negociación.

El relevamiento indica que durante la gestión anterior los costos laborales "se hundieron 25,9% y luego, tras incrementarse en el primer trimestre de 2020, a raíz del comienzo de la pandemia volvieron a disminuir, ubicándose apenas por encima del nivel de diciembre 2019". 

En el desagregado por ramas de actividad, se advierte una gran asimetría según los diversos sectores, en el período noviembre de 2015 - septiembre de 2020. Mientras los trabajadores de minas y canteras vieron crecer su salario real en 32,1%, en informática se pagó 21,8% más en términos reales y en la actividad financiera 28,6%. 

En contraste, el salario real en la actividad de impresión cayó 30%, en la  fabricación de prendas de vestir, incluyendo cuero, el 30,3%; el expendio de comidas el 37,3% y el salario real en la actividad recreativa y de esparcimiento el 50,6%.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios