Acuerdo con el FMI: el voto de Máximo Kirchner y La Cámpora y la pulseada con la Casa Rosada

Máximo Kirchner obligó al Presidente a acordar con la oposición. Reunión del Presidente con Wado de Pedro. El riesgo de que los adversarios aporten más votos que la propia tropa

Al presidente Alberto Fernández le costará muy caro en términos políticos el apoyo del Congreso de la Nación al acuerdo con el FMI. Le quedará debiendo a los leales que están molestos y sienten que el paso al costado de Máximo Kirchner los estigmatiza como ajustadores

Le quedará debiendo al Frente Renovador que con Sergio Massa a la cabeza resistió el proyecto en Diputados. Por supuesto quedará en rojo con Juntos por el Cambio y con los federales, como Alejandro 'Topo' Rodríguez y hasta Florencio Randazzo que fueron los primeros en presentar una idea por escrito. E incluso con el jefe de La Cámpora que prometió no interferir, no trabajó a favor pero tampoco rompió todo.

En apariencia el ex jefe del bloque de diputados del Frente de Todos no participa de las negociaciones. Los últimos cinco días sin embargo hubo trajín cerca suyo y muchos llamados. Este miércoles por la tarde Kirchner siguió el debate del dictamen en comisión y las negociaciones parlamentarias paralelas desde el despacho que ocupaba Paula Penacca y que antes ocupó la ahora ministra bonaerense Cristina Alvarez Rodríguez

Por la mañana habló con Sergio Massa que apenas contó que charlaron sobre cómo mantener la unidad del Frente de Todos y no quiso dar señales de las discusiones internas. A otros Kirchner no les atendió el teléfono. Tampoco aceptaron llamadas diputados de su espacio que esquivaron los espacios comunes para no cruzarse con el resto del oficialismo.

En estricto off algunos legisladores alineados con Máximo Kirchner y con la Vicepresidenta aseguran que no dio indicación de qué votar. Su voto no será a favor. Tampoco el de una quincena de legisladores de La Cámpora. Pero hay otros, unos 15 asociados, que cumplen el rol de fusibles. Algunos pensaban votar a favor y de pronto pasaron a la lista contraria mientras otros, como los tres del Frente Patria Grande, anticiparon junto a su referente Juan Grabois que votarán en forma "no positiva". No dijeron si será en contra o abstención porque todavía lo evalúan. A diferencia de algunos que podrían ausentarse, prometieron ir al recinto. 

El acuerdo alcanzado por el dictamen en comisión no cambió su decisión y están convencidos de que "corresponde" que Juntos por el Cambio acompañe la renegociación de la deuda que tomó Mauricio Macri.

Itaí Hagman habló con Máximo Kirchner, también Grabois, y coordinaron su salida y reemplazo en las comisiones de Presupuesto y de Finanzas. Fue consensuado ese y otros cambios para evitar un dictamen negativo. Hasta ahí llegaron las concesiones. Pero el voto de Hagman, Natalia Zaracho y Federico Fagioli, dependerá del número a favor y de las abstenciones que arroje el poroteo de la Cámara. Son "negociables" en caso de que peligre el acuerdo. Los que trabajan para sumar advirtieron también que el texto no puede tener más votos opositores que propios, que sería un triunfo con sabor a derrota. El argumento fue escuchado. Ese sector pide además ser tenido en cuenta respecto de algunas políticas sociales.

Los 30 o 40 dudosos en sus distintas versiones eran parte de la pulseada con la Rosada. De hecho en los pasillos del Congreso distintos integrantes del oficialismo hablaban de otro pedido, como dar representación a La Cámpora en una mesa del Frente de Todos. Y hasta hay quienes temen que pidan cabezas de ministros después de forzar un acuerdo con la oposición. 

El juego de roles incluye al ministro del Interior Eduardo ‘Wado' de Pedro. A diferencia de otras leyes, esta vez no sólo no fue al Congreso sino que tampoco estuvo en la ronda de conversaciones con los gobernadores. La tarea la concentró el jefe de gabinete Juan Manzur mientras De Pedro se iba a Expoagro junto a Julián Domínguez. 

Hubo dos gestos de su parte para mantener el apoyo al Presidente: desde España (adonde viajó una semana completa) envió un mensaje de respaldo al discurso de Alberto Fernández ante la Asamblea Legislativa y luego dio una entrevista al diario El País para destacar que el acuerdo es una salida, la única posible. Este miércoles desde Casa Rosada se difundió una foto junto al Presidente aunque la única versión oficial que se dio fue que analizaron su viaje a España.

El debate interno excede ahora a la votación de la renegociación de la deuda. Aún si Diputados y el Senado votan a favor, la pregunta que atraviesa al Frente de Todos es cómo siguen adelante. Cada uno de los protagonistas son extremadamente cuidadosos y evitan duros cuestionamientos. Sólo el entrerriano Marcelo Casaretto dijo que La Cámpora quedará en minoría si vota en contra y el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, acusó a sus integrantes de "traidores". No lo dijo Alberto Fernández pero memoriosos del oficialismo destacaban que post PASO el paceño le propuso que se liberara del kirchnerismo extremo y se apoyara en intendentes y gobernadores.

Uno que tuvo que tomar partido fue el diputado Eduardo Valdés. Tan amigo del Presidente como de la Vice, operó para sumar votos a favor. Y mandó mensajes a La Cámpora. Este miércoles almorzó con uno de los padrinos de la unidad, el sanjuanino José Luis Gioja. Después escribió un tuit para que le llegue a la organización con la que está un tanto enojado. "En la unidad está nuestra fuerza. Nos encontramos en un momento decisivo de cara al futuro. Con responsabilidad y compromiso con nuestro pueblo, es tiempo de fortalecer al Frente de Todos", advirtió. También se lo vio esta semana salir del departamento de CFK.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios