MIRADA EMPRESARIA

ACDE, contra los cambios en la Ley de Defensa de la Competencia

Objeta modificaciones introducidas por el Senado el pasado 4 de febrero. Afectaría el clima de inversiones y la generación de empleo, sostiene la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa.

La Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) señaló sus objeciones a los cambios introducidos en el Senado a la ley de Defensa de la Competencia, alertando que no promueven una mayor competencia, ni contribuyen a movilizar inversiones productivas y generar mejor empleo. 

"ACDE afirma que las modificaciones aprobadas por el Senado de la Nación no contribuyen a avanzar hacia una mayor competencia, ni a generar inversiones productivas y mejor empleo, e incorporan criterios de dudosa legitimidad y riesgos de discrecionalidad", sostiene un comunicado difundido esta tarde por la entidad.

Las modificaciones aprobadas por el Senado de la Nación no contribuyen a avanzar hacia una mayor competencia, ni a generar inversiones productivas y mejor empleo 

Entre los aspectos principales, destaca que: 

 - La eliminación de la aprobación tácita ante el silencio de la Autoridad y la suspensión de los plazos ante requerimiento de informes, se contradicen con la celeridad en los plazos de puesta en vigencia del criterio de aprobación previo. 

- Se reduce la transparencia y se aumentan los riesgos de discrecionalidad al ubicarse a la Autoridad Nacional de la Competencia como dependiente de la Secretaría de Comercio Interior, en lugar del Poder Ejecutivo Nacional. 

- Se imponen requisitos de dudosa legitimidad a quienes integren el Tribunal de Defensa de la Competencia.

- Se reemplaza su selección por concurso público por la designación a propuesta del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación. 

- Se reduce de 5 a 4 años su mandato, exigiéndose su renovación total y no parcial y escalonada. 

- Se introducen cambios regulatorios que, lejos de estar orientados a mejorar el control de la competencia y el cese de conductas inadmisibles, operan en sentido inverso.

Tras respaldar el espíritu de libre y sana competencia en una economía de mercado, y avalar el concepto de riesgo empresario aun en contextos de incertidumbre, desde ACDE sostiene que no pueden "apoyar normas que a las naturales dudas que genera cualquier decisión de inversión, le introducen dudas imposibles de resolver, como son si esa inversión finalmente será aprobada o, peor aún, cuándo se conocerá una decisión". 

La entidad pone de manifiesto, además, la relevancia que tiene la ley de Defensa de la Competencia al momento de decidir inversiones productivas, pero reclama transparencia en el mercado. Y pide a los diputados que tomen en consideración las objeciones para modificar la norma.   

Tags relacionados

Compartí tus comentarios