Ultimas imágenes de cuando el dólar estaba calmo: la economía creció 1,2% en julio

Pese a este dato alentador, la actividad retornó a una senda negativa en agosto cuando el Gobierno tuvo una dura derrota en las elecciones primarias, a partir de lo cual reinó la inestabillidad cambiara, con una fuerte devaluación que presionó sobre los precios.

El Estimador Mensual de la  Actividad Económica (EMAE) aumentó un 1,2% en julio en comparación con el mes anterior,  informó hoy el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos  (INDEC). Fue el crecimiento más alto de los últimos 11 meses.

A nivel interanual la suba fue de 0,6%. En los primeros siete meses del año el indicador acumuló una baja del 2,1%, respecto del mismo período del 2018, dijo el INDEC.  

Pese a este dato alentador de julio, se sabe que la actividad retornó a una senda negativa en agosto cuando el Gobierno tuvo una dura derrota en las elecciones primarias, a partir de lo cual reinó la inestabillidad cambiara, con una fuerte devaluación que presionó sobre los precios.

"Entendemos que será el último mes de crecimiento a partir de la inestabilidad macro devenida del resultado de las PASO", adelantó un informe de la consultora LCG.

Cuando no habían pasado “las cosas que ocurrieron en las PASO, el Gobierno apoyaba sus expectativas en un seguimiento de la medición mensual, a partir de la cual basaba cierto optimismo. En junio, esa medición del EMAE  había dado negativa en - 0,4%; en mayo se había mostrado plana, con 0,0%; en abril había experimentado una suba de 0,5%, mientras que en marzo la caída había sido de -1,2%. Esto en un contexto donde las mediciones interanuales cantaban 0,4%, la de junio; la de mayo 2,7%; abril -1,2% y una fuerte caída en la de marzo, de -7%.

En el desagregado sectorial e interanual, la intermediación financiera fue, otra vez, el rubro más golpeado, con una caída de 13,9%.

La actividad que nuclea la tarea de los bancos, las entidades reguladas, las casas de cambio y las aseguradoras, presenta, desde hace meses, un derrotero negativo, sobre todo cuando se lo compara con los registros del año pasado cuando, pese a que la crisis financiera estaba presentando sus primeros síntomas, el sistema financiero gozaba de muy buena salud, apuntalado por el boom de los créditos hipotecarios uva. De hecho, en aquel momento de 2018, más precisamente a la altura de mayo 2018, era el sector relacionado a los bancos el que traccionaba a la economía y crecía a un 11% interanual, según el mismo EMAE. 

En cambio, la actividad que más creció a nivel interanual fue, con 20,1%, la Agricultura, ganadería, caza y silvicultura. 

"A las luces de lo ocurrido a partir del resultado de las PASO, la dinámica de los primeros 7 meses del año quedaría ya en el pasado. La devaluación post elecciones ya tuvo arrastre en términos de inflación y el aliciente ofrecido por Gobierno a empleados públicos y beneficiarios de planes sociales y el bono de $ 5.000 (a cuenta de nuevos aumentos) al sector privado difícilmente puedan traccionar el consumo en los meses que quedan del año", sostuvo LCG.

En un informe difundido hoy dijo que "los costos que deja la reimposición del cepo y el perfilamiento de la deuda no auguran buenos resultados en materia de inversión. Además, la falta de certezas tanto sobre el manejo económico como el institucional que conlleva el cambio de signo político del Gobierno paraliza las decisiones de inversión, por lo que el empuje en el corto y mediano plazo tampoco vendrá de ese lado".

En LCG esperan una caída de la actividad del 3,4% anual en 2019. "Aun en caso de mediar una estabilización de la situación cambiaria, el crecimiento del año que viene se vería comprometido. 2019 dejaría un arrastre estadístico negativo de 3 pp del PBI", agregaron.

Tags relacionados