Tombolini: "Hay variables que Macri no maneja que pueden complicar el dólar de acá a octubre"

El precandidato a jefe de gobierno porteño de Consenso Federal alerta sobre los factores externos que podrían complicar la economía y desestabilizar al tipo de cambio en el tránsito hacia octubre: la devaluación de China, en la mira.

La Ciudad de Buenos Aires irá por primera vez a elecciones a jefe de Gobierno en consonancia con la presidencial. Matías Tombolini, el precandidato de Consenso Federal, reniega de esa circunstancia porque, dice, "nos quitó a los porteños la posibilidad de discutir qué tipo de ciudad queremos".

El economista reconoce la anemia de propuestas de la campaña, pero se jacta de que el espacio de la tercera vía lleva adelante una agenda propositiva para instalar los temas que los otros candidatos, sostiene, prefieren esquivar.

La campaña de cara a las PASO aparece muy polarizada y casi sin debate de ideas. ¿Cómo afecta al espacio q ue de ustedes que intenta colarse en la grieta?

-Es una campaña fría, no hay discusiones de largo plazo. ¿Qué pretende hacer Macri o Alberto el 11 de diciembre? No queda claro, nosotros tenemos una campaña propositiva, tratamos de instalar en la agenda aquello de lo que la política no habla, que tiene que ver con: día uno, baja de impuestos, y gastar menos. Va a ser muy complicado que los argentinos tengamos la chance de volver a entrar en el ciclo de inversión, generación de empleo, consumo, que hoy no existe.

También es la primera vez que la Ciudad elige junto con la nacional. ¿Les complica plantear temas de la ciudad?

-Eso nos quitó a los porteños la posibilidad de discutir qué ciudad queremos y tiene un motivo de carácter electoral y esto nos permite pensar: ¿no era que Cambiemos venía por una transformación institucional? ¿Dónde está esa vocación si por un lado seguís con una PASO, que es un elección ridícula, que es una encuesta cara, y no mantenés en la Ciudad una manera de elegir, con sistema electrónico, que funcionó bien? Ese sistema era más barato y, sin embargo, ahora elegís pegarte a una boleta de papel larga, cara, ecológicamente contraproducente, y estando todo pegado, la discusión también.

¿Qué reclaman los porteños?

-Que es cara la Ciudad, pagamos muchos impuestos. ¿Esta bueno haber repavimentado la avenida Corrientes? Sí; ¿era el momento? Creo que no. Creo que lo que había que hacer era bajar los impuestos a los que tienen un comercio en la avenida Corrientes. La Ciudad tiene luces y sombras, pero cuando entrás en las luces y le hacés doble click, decís "acá atrás hay otra cosa".

La discusión de si el dólar está o no atrasado se coló en la campaña. ¿Cuál es tu opinión?

-Hay pocas chances de que no tengamos un problemón después de diciembre. El tipo de cambio está atrasado porque vale lo que vale con una tasa de interés que está en las nubes, si querés ir a una normalidad en torno a la tasa de interés, está claro que $ 44, 45 no vale el dólar, con una tasa de 12 puntos, que es real, positiva y alta, o sea el premio que te paga para que te quedes en pesos es muy alto, mucho más alto que la inflación que esperamos para adelante.

¿Cómo se resuelve el tema de las Leliq, otro de los temas donde A. Fernández metió el dedo en la llaga?

-La salida no es por arte de magia, aumentás las ganas de quedarte con los pesos, querés ahorrar en pesos de golpe, pero a una tasa menor. Construir confianza supone que la gente demande más pesos, no en función de una tasa de interés altísima. Si eso no sucede, la otra cosa que puede pasar es que tengas que cubrir esas Leliq, y que no tengas que renovarlas y eso termine en un aumento de la oferta monetaria y por lo tanto que eso se convierta en inflación. La alternativa que propone Fernández no es otra cosa que un Bonex 89.

Pero coincidís que las tasas altas son inviables…

-Los deseos son una cosa y la realidad otra, la realidad es que la demanda de dinero en la Argentina no existe porque el Banco Central, que emite los billetes, no es creíble, y no lo es porque no tiene reputación y no la tiene porque nunca cumplió lo que dijo que iba a hacer.

¿Se puede recuperar esa confianza en 2020, ya sea que Macri continúe o vuelva el kirchnerismo?

-Para que los resultados cambien, tiene que cambiar la solución que aplicás. Si a algún argentino le sobra plata hoy, ¿en que ahorra? En dólares. Cuando la respuesta sea en pesos, voy a decir "recuperamos la confianza en la moneda local".

¿Cuál sería la primer medida que tomarías como jefe de gobierno?

-Bajar los impuestos, en la Ciudad y en la Nación. Es la clave, y entender que la baja de impuestos tiene que ser a como dé lugar. Hay que empezar por bajar los impuestos al consumo, ingresos brutos, IVA, los que son fáciles de recaudar, pero son los que atienden la canasta de consumo de los que menos tienen. Y si los bajas, tenés que complementarlo con una medida de conciencia fiscal profunda. Hoy hay más economía en negro que hace cuatro años, producto de la asfixia fiscal en la que estamos.

¿Le alcanza el combustible a Macri para llegar con el dólar estable a octubre?

-Hay variables que Mauricio Macri maneja y variables que no. Las que no maneja me preocupan: la guerra comercial de China con EE.UU. y qué es lo que pase en Gran Bretaña con la asunción del nuevo primer ministro Boris Johnson. La principal debilidad de la economía es la vulnerabilidad externa. En la medida en que no se puede blindar respecto de lo que pueda pasar en otros países, tiene las defensas bajas.

Tags relacionados
Noticias del día