FUE TEMA CASI EXCLUYENTE EN EL COLOQUIO DE LA UIC

Temen que la recesión se agudice por cuadernos K

Las repercusiones y consecuencias del caso judicial a cargo de Bonadio, en el que hay empresarios arrepentidos, copó el evento anual de los industriales cordobeses

La agenda productiva y los reclamos empresarios por medidas para paliar la actual coyuntura quedó tapada ante el caso de los "cuadernos K". Las detenciones de varios empresarios, entre los que figura un ex directivo del grupo Techint, puso en jaque al mundo corporativo, que rápidamente salió a defenderse con el planteo de "no somos todos lo mismo".

Así surgió el lunes en el Foro de Convergencia y se volvió a reflejar en el 11º Coloquio de la Unión Industrial de Córdoba (UIC) que se realizó ayer en esta capital. Incluso, el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, sostuvo que el caso podría "extender la recesión" y que pone en riesgo el sistema de obra pública basado en los programas de Participación Público-Privado (PPP).

En diálogo con El Cronista, Acevedo remarcó que "uno de los problemas que tuvo el Lava Jato fue la enorme recesión porque muchas empresas importantes empezaron a tener problemas, y eso significa que muchas pymes empezaron con problemas". "En estos años, uno de los motores del crecimiento fue la obra pública. Hoy, con todo ese sector impactado por los cuadernos, no creo que ni los bancos ni los que otorgan garantías se animen a avanzar sin saber en qué situación judicial están las empresas", planteó el jefe de la UIA, quien en el cierre del coloquio instó a aprovechar el momento para trabajar en la transparencia e institucionalidad.

Consultado al respecto, el ministro de Producción, Dante Sica, descartó que el caso pueda agravar la recesión. "Este tema lo tiene que tratar la Justicia. El Gobierno no tiene problemas de corrupción y vamos a poder cumplir con nuestro plan de obras, más allá de que tal vez alguna empresa se perjudique", aseguró.

Al disertan ante el coloquio, Sica remarcó: "Tenemos que tener una agenda de corto plazo pero no podemos abandonar la de largo plazo, que tiene como objetivo la competitividad sistémica".

De todos modos, Acevedo aseguró que hasta los empresarios del sector del software están preocupados porque tienen muchos contratos para obras y que hoy saben que se van a postergar. "La Argentina ya había entrado en recesión y esto va a profundizarlo", remarcó el dirigente fabril.

Sobre si le preocupa que este escándalo oculte los problemas de la industria, Acevedo afirmó que "es como el cisne negro, cuando viene no se puede hable de otra cosa". "Pero no me quiero quedar en la historia pequeña, sino ver cómo vamos a aprovechar esta situación para sacar algo mejor".

Sobre el escándalo también habló el flamante titular de la UIC, Marcelo Uribarren, al remarcar que "tiene que trabajar la Justicia, determinar responsabilidades y obrar en consecuencia". Afirmó que "siempre es el Estado el que pone las reglas de juego. Cuando son transparentes, el resto se acomoda. No estoy justificando el accionar de los empresarios involucrados, pero es interesante volver al nivel de calidad institucional que no tenemos", aseguró el directivo.

Uribarren calculó que se dará también un deterioro en la confianza entre la relación de la obra pública con el Estado y "quizá haya problemas de financiamiento para esas obras".

En tanto, el titular de FIAT, Cristiano Rattazzi, sostuvo que por el caso de los cuadernos "algunos quedan dañados, pero daña más a los políticos porque se quedaron con esa plata en el bolsillo". "A mi no me perjudica nada. Eran Ali Babá y los 40, siempre lo vi y lo dije", remarcó.

Rattazzi es optimista con la marcha de la economía. Con un dólar a $ 28, como reclamaba hace tiempo, la exportación mejoró muchísimo su ecuación. "Hay margen para reducir costos y hacer funcionar bien la cadena de producción", afirmó el vicepresidente de la UIA.

Tags relacionados
Noticias del día