Tarifas de gas: un costo extra de $ 9500 millones podría trasladarse a usuarios

El costo de financiamiento de las distribuidoras por achicar su plazo de pago a las productoras podría verse cargado en la nueva tarifa de gas a partir de abril. Serían $ 95 por mes en promedio.

Después de que la Secretaría de Energía abriera el proceso de consulta pública previo a la subasta que definirá el precio mayorista del gas, continúa la guerra entre productoras y distribuidoras por la letra chica del Concurso de precios.

En ese contexto, la Asociación de Distribuidores de Gas (Adigas) envió el lunes a la Secretaría de Energía y al Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) una carta en la que solicitó revisar las condiciones propuestas.

En concreto, el grupo de empresas conformado principalmente por Metrogas, Naturgy (ex Gas BAN), Camuzzi y EcoGas, entre otras, se opuso a cambiar los plazos de pago por el producto.

 

  2019-01-21 by Cronista.com on Scribd

 

 

Hasta ahora, las distribuidoras pagan a 75 días el gas a las productoras, una vez que pudieron realizar los cobros a los hogares.

Con esta nueva regulación, todavía no aprobada, deberían abonarle a las petroleras a 30 días por el gas, antes de haber recaudado lo consumido por los usuarios residenciales.

Adigas expuso ante las autoridades que este cambio "no tiene justificación alguna basada en circunstancias fácticas que acrediten la posibilidad cierta de las distribuidoras de asumir esta obligación".

Para la asociación, "considerar un plazo promedio de pago menor a 75 días para la cancelación de las facturas de gas emitidas por los productores afectará sustancialmente la situación económica financiera de las Licenciatarias".

Si se modifica la metodología para el pago de las distribuidoras a las petroleras sin que ello implique cambios en el cobro a los usuarios residenciales, las empresas gasíferas consideraron que tendrán que recurrir al mercado financiero.

Según el cálculo de Adigas, deberán endeudarse por unos $ 9532 millones este año, en la antesala del invierno, el período de mayor consumo de gas.

La batalla se juega en el terreno de qué sector cargará con el costo: si las productoras (como hasta ahora), las distribuidoras (como se pretende con este cambio) o los usuarios finales.

De acuerdo a los datos operativos del Enargas, hasta octubre del año pasado habían 8.424.395 de hogares conectados a la red de distribución de gas natural.

Si se decide pasar este costo a la tarifa, eso representaría que cada usuario abone un cargo extra en promedio de $ 1131,47 por año ó $ 94,29 por mes.

Como los usuarios residenciales de gas están divididos por categorías tarifarias y los hogares con menor demanda de gas pagan menos por el mismo producto, no hay una cifra exacta aún a determinar, explicaron fuentes del sector.

Es por esto que cundió el rumor de que el aumento de abril podría ser mayor a un 35%, aunque todavía no está nada definido.

Las empresas tienen tiempo hasta este viernes 25 para presentar sus consultas y reclamos a Energía. La compulsa de precios se realizará el lunes 11 de febrero a través del Mercado Electrónico de Gas (Megsa).

Del otro lado, las productoras apoyan este cambio y recuerdan que antes de 2004 las distribuidoras les pagaban el gas a 30 días.

Después de los decretos 180 y 181 del 2004, firmados por el entonces presidente, Néstor Kirchner; el jefe de Gabinete, Alberto Fernández; y el ministro de Planificación, Julio De Vido, las industrias, centrales termoeléctricas y las estaciones que venden Gas Natural Comprimido (GNC) tuvieron que abastecerse por sí mismos en el canal mayorista.

Pero hasta entonces, las distribuidoras contaban con fondos frescos por la recaudación de otros tipos de usuarios, en plazos más cortos.

Desde ese momento, las distribuidoras prestan servicio casi exclusivamente para los usuarios residenciales, un número que creció un 40% desde 2004, desde los 6 millones de hogares conectados a la red que había cuando el kirchnerismo firmó ese decreto.

 

Tags relacionados