LA FISCAL BUSCA SABER SI A SU COLEGA LO INDUJERON A SUICIDARSE EN ENERO PASADO

Stornelli declaró ante Fein y justificó las llamadas que hizo el día que murió Nisman

Sobre los contactos telefónicos que tuvo con supuestos espías, dijo que los hizo por la "conmoción" que le generó la noticia, a la que consideró como un "hecho trágico"

Durante más de tres horas, el fiscal Carlos Stornelli declaró ayer ante su par Viviana Fein en el marco de la causa que investiga la muerte de Alberto Nisman, el ex titular de la Unidad AMIA. Lo hizo tras ser citado por estar involucrado en una serie de llamadas con agentes de inteligencia el mismo día en que Nisman apareció muerto, y luego de que Fein comenzara a indagar en torno a la hipótesis del suicidio inducido.


"Él no me dijo que tenía miedo", resaltó Stornelli, fiscal federal número 4, en diálogo con la prensa, luego de declarar como testigo ante Fein, quien lo convocó nueve meses después de su primer testimonio, que fue espontáneo. Al retirarse de la fiscalía, Stornelli rememoró la conversación y afirmó que su conjetura "es que estaba un poco asustado", pero aclaró que "no hablé con alguien que supiera que se iba a morir".


Además, si bien admitió tener "una opinión" sobre la muerte de Nisman, a la que calificó como un "hecho trágico", advirtió que hacerlo público "sería una falta de respeto" a los investigadores. Respecto de su declaración ante Fein, Stornelli reconoció haber mantenido varias comunicaciones telefónicas la noche en que Nisman fue hallado muerto, a las que calificó de "informativas", debido al revuelo que había despertado la denuncia por encubrimiento que el ex fiscal había presentado contra la presidenta Cristina Kirchner.


Durante la declaración, según trascendió en la fiscalía de Tucumán 966, hizo referencias a llamadas de amigos "primero por la conmoción" y "luego por la ansiedad para saber qué pasó". Sin embargo, prefirió guardar reserva acerca de sus dichos ante la fiscal y se limitó a señalar que amplió "datos que puedan ser útiles" para la causa.
Stornelli aseguró haber mantenido conversaciones, entre otros, "con un amigo de 30 años" y "con el fiscal federal Carlos Rívolo", pero que no iba a hacer públicos más nombres de aquellos con quienes mantuvo conversaciones telefónicas por esas horas. También dijo desconocer a una mujer, Silvia Tomalini, que, según desgrabaciones de la División Fraudes Bancarios de la Policía Federal, aparece en un entrecruzamiento de llamadas telefónicas que incluyen a ex SIDE.


Para esta semana se espera que también declara el ex funcionario bonaerense y fiscal de Tres Febrero, Paul Starc, con quien Stornelli también se habría comunicado por esas horas. Además, Fein tomaría testimonio en los próximos días a prefectos que estuvieron en la zona el día de la muerte y a peritos que trabajaron en el barrido electrónico que se hizo en Salta, que arrojó que el arma con la que se produjo el disparo que mató a Nisman dejaba rastros de pólvora.


Fein, a cargo del expediente desde el inicio, sigue ahora la pista del suicidio inducido y por eso profundizó su investigación sobre esos llamados telefónicos. Además, aguarda que desde Estados Unidos le llegue información de Yahoo! y Microsoft sobre el contenido de los mails que Nisman había intercambiado en las 48 horas previas a su fallecimiento que, para la fiscal, se produjo entre las 8 y las 10 de la mañana del 18 de enero.

Tags relacionados