Sin Odebrecht, gestionan fondos para el Sarmiento por unos u$s 1100 millones

El Gobierno nacional recibió ofertas crediticias por 900 millones de euros unos u$s 1100 millones por parte de entidades financieras europeas para el avance en la obra de soterramiento de la línea del ferrocarril Sarmiento.

Según informó el Ministerio de Transporte de la Nación la propuesta fue presentada a las autoridades del Ministerio de Finanzas por la Agencia Italiana de Crédito Externo (SACE), y el Deutsche Bank, Intesa San Paolo y HSBC e impulsada por la empresa italiana Ghella, que forma parte del consorcio contratista de la obra.

A partir de esta oferta, se "garantiza el financiamiento para el avance de la obra" explicó la cartera de Transporte a través de un comunicado.

"Significa, además, el regreso, después de 20 años, de la Agencia Italiana de Crédito Externo al financiamiento de obras de infraestructura en Argentina", agregó la cartera que conduce Guillermo Dietrich.

El financiamiento fue acercado por Ghella, la constructora italiana que compró la parte del consorcio a la brasileña Odebrecht, investigada por el pago de coimas para acceder a contratos de obra pública conocido públicamente como Lava Jato.

La obra fue adjudicada en 2008 con un costo de u$s 3000 millones a un consorcio conformado por Odebrecht, IECSA (entonces de Angelo Calcaterra primo de Mauricio Macri), Ghella y ComSa SA.

Ahora, la Unión Transitoria de Empresa (UTE) que tiene a cargo la obra pasó a llamarse Consorcio G&S y ya no forman parte la española Comsa y la brasileña Odebrecht y sólo sobrevivieron dos socios Ghella, que quedó con el 71% y Sacde (el nombre con el que ahora se identifica a Iecsa desde que la compró Marcelo Mindlin, el dueño de Pampa Energía y Edenor), se quedó con el 29% del proyecto.

La salida de la brasileña del consorcio allanó el camino para que Ghella pueda conseguir financiamiento internacional, algo necesario según los requerimientos del cuestionado contrato de concesión firmado en 2008.

De concretarse el financiamiento que, según explican los bancos, está siendo negociado aún, la llegada de los aportes de la Agencia Italiana de Crédito Externo (SACE), y el Deutsche Bank, Intesa San Paolo y HSBC quitarían peso sobre los u$s 3000 millones que la administración Cambiemos puso en octubre del 2016 para financiar la obra con fondos públicos.

La obra que se inició en 2008 ha sufrido una variedad de contratiempos que hizo que pasado caso los 10 años el avance no alcance al 15% del total de la obra.

Tags relacionados
Noticias del día