EL MINISTRO HABLÓ EN EL MARCO DE LA REUNIÓN DEL B20

Sica defendió la reducción de los reintegros frente al enojo de los industriales

El ministro dijo que los beneficios permanecen para los sectores sensibles y serán automáticos para las pymes. Y que el tipo de cambio compensa la baja

Los industriales que fueron llegando ayer Neuquén empezaron a recibir en sus teléfonos celulares la noticia emanada del ministerio de Hacienda que señalaba que se reducía los reintegros a la exportación y, las sonrisas se fueron transformando en muecas de fastidio. "Es, además de una definición económica, una definición ideológica", explicaba un industrial que dejaba trascender su enojo, camino al encuentro del B20.

"No tenemos detalles, sabemos que hay sectores que se van a ver más afectados que otros y, aunque la explicación sea que se mejoró el tipo de cambio, este cambio de rumbo paraliza inversiones", agregaron desde otro sector industrial.

Mientras todos esperaban la llegada del ministro de Producción, Dante Sica, no paraban de repetir que el funcionario "tiene buena voluntad y sabe del tema, pero claramente no toma decisiones en estos casos porque esto salió del equipo de (Nicolás) Dujovne".

El propio Diego Coatz, economista en jefe de la Unión Industrial (UIA), aprovechó su exposición para señalar frente a Sica, que "los reintegros no pueden ser una política de corto plazo en relación a las necesidades fiscales sino que son políticas de inserción de las exportaciones con valor agregados".

Además, apuntó contra la desaparición del diferencial entre la soja y sus derivados en las retenciones. "Esa diferencia es porque impulsa agregar valor y diversificar mercados y no depender de un monoproductor". Sin medias tintas, el economista de la UIA concluyó pidiendo no confundir "lo urgente de lo importante".

Sica, por su parte, explicó a un grupo de periodistas los alcances de las medidas que se publicarán hoy en el Boletín Oficial. "El tipo de cambio nominal acumula un aumento de 50% desde principios de año. Esto compensa el impacto que genera la baja de los reintegros sobre la competitividad". Además, frente a la queja de los sectores industriales en cuanto a que puede afectar la competitividad, el ministro apuntó que la caída del tipo de cambio real multilateral efectivo producto de la baja de los reintegros "es de sólo 1% (el TCRM de hoy es 23% superior al de, en promedio, 2014 y 2015). En los sectores más afectados (vehículos de pasajeros y de carga, tubos de acero, ferroaleaciones), la caída de la competitividad en ningún caso supera el 5% (mientras en todos los casos, el tipo de cambio real efectivo sectorial es entre 8% y 20% superior al vigente en 2014 y 2015)".

Cuando los privados escucharon de boca de Sica esa explicación no se mostraron muy conformes. "No hay nada seguro. Si deciden este cambio a esta altura del año qué te asegura que vayan a cumplir con lo pactado. Y, aunque el tipo de cambio te mejora la situación el que hizo la cuenta de una inversión lo hizo pensando en los reintegros", plantearon.

El ministro explicó que esta readecuación de los reintegros se hizo "cuidando a los sectores productivos más vulnerables (quedan exentos textiles, calzado, juguetes, partes de metalmecánica, cuero, edición e impresión entre otros). Las bajas de alícuotas más importantes se producen en productos con bajo nivel de diferenciación como los insumos difundidos (acero, aluminio y otros) y en sectores extractivos" como la minería.

El ministro, el último que se sumó al Ejecutivo, señaló que las medidas se tomaron en un contexto que "obligaba a dar señales fuertes a los inversores que tenemos un sendero de reducción del déficit y que lo vamos a cumplir". Consultado sobre si corría riesgo ese sendero si no se llevaban adelante estos cambios explicó que "no, pero estamos en medio de un proceso que tenemos que confirmar".

Como dato positivo, adelantó que el decreto tendrá un artículo que establecerá la devolución automática de los reintegros a las exportaciones para las pymes, "medida que permitirá reducir fuertemente los tiempos (y los costos financieros asociados) de cobro" de esos beneficios para el sector.

Pero mientras los reintegros ocuparon la agenda principal, corrieron a un segundo plano el principal reclamo que pensaban llevar los industriales al encuentro de empresarios del B20: la tasa de 45%.

"Teníamos la expectativa de que la tasa iba a bajar más rápido, pero con Turquía las condiciones cambiaron. De todas formas, seguimos teniendo la expectativa de que baje".

Tags relacionados