EL GOBERNADOR Y REFERENTES SINDICALES PEGARON EL FALTAZO EN LA JURA DE MINISTROS

Scioli y los caudillos del PJ pierden cada vez más espacio a manos de La Cámpora

Los jóvenes de la agrupación festejaron que la transmisión oficial no le dio aire al bonaerense en la jura de CFK. En La Plata negaron cortocircuitos con la Presidenta

Una regla del manual K es la de no perder ni un segundo ni un centímetro en el terreno político. Por eso, más allá de la falta de protocolo y el clima distendido que marcó la jornada de reasunción de la presidenta Cristina Kirchner, los gestos y señales estuvieron a la orden del día. Dirigentes, legisladores y funcionarios de distintas vertientes del kirchnerismo no dejaron pasar por alto que la presencia, cada vez más notoria, de los jóvenes de La Cámpora ya no es sólo en ruidosos actos o en los pasillos de la Casa de Gobierno sino que ocupan casilleros importantes de la gestión. Esta avanzada va de la mano de la perdida de espacios de dirigentes de peso del PJ, como el gobernador bonaerense Daniel Scioli y referentes sindicales, que brillaron por su ausencia durante la tarde cristinista en la Rosada.
Scioli participó de la jura de la Presidenta ante la Asamblea Legislativa en el Congreso. Hasta allí, nada llamaba la atención excepto aquellos que en la puja interna por los espacios K festejaban que la transmisión oficial evitaba darle espacio y segundos de aire al mandatario bonaerense. Un gesto que sólo miden rivales a la hora de jactarse del lugar que ocupan.
Sin embargo, la ausencia del bonaerense comenzó a llamar la atención y encender comentarios de puja política cuando a Scioli no se lo vio entre el puñado de gobernadores que asistieron al Museo del Bicentenario. Allí, CFK le tomó el juramento a sus viejos y nuevos ministros. Los comentarios se hicieron sentir mucho más, porque junto a Jorge Capitanich (Chaco), Maurice Closs (Misiones), Francisco Pérez (Mendoza), Gilfo Insfrán (Formosa), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), José Alperovich (Tucumán) y Daniel Peralta (Santa Cruz) se ubicó el flamante vicegobernador de Buenos Aires, Gabriel Mariotto.
Si bien varios de los gobernadores que estuvieron antes en el Congreso tampoco fueron a la Rosada, como el caso de Juan Manuel Urtubey (Salta), funcionarios K que lideran la postura de limitar al bonaerense se apuraron en reflexionar que Scioli no suele perderse este tipo de citas.
Desde el entorno del gobernador negaron cualquier tipo de cortocircuito con la Presidenta y aseguraron que su ausencia se debió a compromisos personales. Para ahuyentar fantasmas, incluso, Scioli reasumirá hoy su mandato y la jura se la tomará Mariotto (ver aparte).
Sin embargo, varios dirigentes kirchneristas no dejaron pasar por alto la señal y recordaron que el desembarcó del todavía titular del AFSCA (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisuales) y soldado cristinista en las filas del sciolismo se debió a una jugada de la mandataria nacional para acotar el margen de acción de Scioli con vistas al 2015. Además Mariotto es parte de la avanzada de La Cámpora, que no sólo hizo pie en la estructura bonaerense sino también que desembarcaron en el Congreso y ganaron lugar en el Ejecutivo nacional. Esto también despertó recelos entre otros sectores del gobierno, quienes esperaban un mimo presidencial. Lo mismo ocurre con el ala sindical del peronismo, cuyo único representante antes de ayer en la Rosada fue Antonio Caló (UOM).