EN CÓRDOBA SE CERRARON LAS CAMPAÑAS PARA LOS COMICIOS DEL DOMINGO

Schiaretti marcha confiado a la elección con Cambiemos dividido

Negri y Mestre profundizaron sus diferencias. El gobernador recorrió el interior en plan de provincializar el discurso. Las encuestas anticipan su reelección

La campaña electoral en Córdoba llegó a su fin. Mientras la capital provincial se convirtió en un territorio de disputa entre Mario Negri y Ramón Mestre —los dos radicales que no lograron acordar la unidad bajo el sello de Cambiemos—, a 190 kilómetros el gobernador Juan Schiaretti recorría en sulky una localidad del norte de la provincia.

El pronóstico meteorológico anunciaba lluvias para el jueves. Sin embargo, la ciudad de Córdoba amaneció unas pocas nubes y para el mediodía ya estaba todo despejado. Esto le permitió sostener a Mestre la recorrida por distintos puntos de la capital, cuyo objetivo fue dejar un mensaje a sus votantes: arrancó en el pasaje de la Reforma Universitaria, del cual el intendente se declaró heredero; siguió por la Central de Policía, para insistir en la necesidad de reforzar la seguridad; se detuvo en la Empresa Provincial de Energía (EPEC), para prometer el congelamiento tarifario hasta que se logre un "servicio de calidad"; siguió por la Legislatura provincial, a la que calificó como una "escribanía" del peronismo; pasó por la Casa de Gobierno y terminó en un mirador del Parque Sarmiento que ofrece una de las mejores panorámicas de Córdoba.

Desde allí, con un pequeño grupo de militantes y empuñando un megáfono, Mestre repasó las propuestas de su espacio y le destinó duras críticas al actual gobernador. También hubo tiempo para apuntar contra Buenos Aires por haber buscado "imponerles" las condiciones para estas elecciones. En diálogo con El Cronista después del cierre del discurso, el actual intendente cordobés aseguró que hace tiempo que no tiene diálogo con referentes del PRO y que apuesta a incorporar a más sectores políticos a Cambiemos en la próxima contienda nacional.

Desde la sede comunal de Rayo Cortado, Schiaretti pidió "cuidar" lo realizado por su espacio político, que gobierna la provincia desde 1998, para "seguir avanzando". Según explicó, el cierre de la campaña en esta lejana localidad del norte de la provincia —que incluso demoró el envío de material de prensa debido a la mala señal de telefonía que hay en la zona— era una manera de mostrar la "federalización" de su gestión. Sin embargo, esta decisión complicó la cobertura, una manera atípica para un cierre de campaña y más si se compara con 2015, cuando Schiaretti buscó llegar a la gobernación con un gran acto que convocó a 10.000 militantes en el complejo Forja en la ciudad de Córdoba.

Desde el entorno de Schiaretti se niegan a hablar de resultados, pero todas las encuestas dan por descontado que el actual gobernador obtendrá la reelección.

Al cierre de la tarde, y en una plaza de un barrio de la periferia de la capital provincial, Mario Negri y Luis Juez, los candidatos que cuentan con el aval de la Casa Rosada, plantearon un cierre más clásico con presencia militante, bombo y papelitos. La estrategia electoral fue apuntarle a la necesidad de un cambio tanto en la gestión provincial como en la municipal. Pero además de competir en la elección, los candidatos de Córdoba Cambia le destinaron un fuerte mensaje a Ramón Mestre. "A los amigos radicales que saltaron sin red quiero decirles que acá está el radicalismo que no traiciona, que no es una franquicia del peronismo", disparó Juan Negri, hijo de Mario y candidato a concejal.

Esta semana, una fuente le había confiado a El Cronista que a pesar de contar con el apoyo del oficialismo nacional, el presupuesto para hacer campaña había sido muy bajo. "No tuvimos un peso", se quejó Luis Juez desde un rudimentario escenario montado en el tráiler de un camión desvencijado. Un viejo asesor del referente del Frente Cívico le dijo a este diario que se ilusionan con ganar al menos la intendencia de la capital, porque en la provincia descuentan el triunfo de Schiaretti.

El impacto que provocó el ataque a balazos del diputado radical Héctor Olivares se coló también en el cierre de la campaña porque tanto Mestre como Negri levantaron sus últimos eventos del día.

Ahora solo resta saber si se confirma lo que estimaron las encuestas. Si los pronósticos se cumplen, Schiaretti retendría cuatro años más y el peronismo conseguiría la intendencia de Córdoba por primera vez desde el regreso de la democracia.

Tags relacionados

Más de Economía y Política