Recuento final: Alberto Fernández estiró su ventaja y superó por 4.000.000 de votos a Macri

Los datos finales a los que tuvo acceso El Cronista precisan que el binomio kirchnerista consiguió la mayor cantidad de votos en las PASO, 12.215.099 seguido por el oficialismo, 8.122.474.

Con el recuento de la provincia de Buenos Aires concluyó el escrutinio definitivo de los votos emitidos en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 11 de agosto que definieron a los candidatos a presidente que competirán el 27 de octubre. El resultado final del país arrojó que la fórmula del Frente de Todos, Alberto Fernández – Cristina Kirchner obtuvo 4.092.625 de votos más que la de Juntos por el Cambio, Mauricio Macri – Miguel Ángel Pichetto.

Los datos a los que tuvo acceso El Cronista precisan que el binomio kirchnerista consiguió la mayor cantidad de votos en las PASO, 12.215.099, seguido por el oficialismo con 8.122.474. En total, se emitieron 25.964.108 votos válidos.

Las cifras surgen de la sumatoria de resultados de las 24 provincias y los sufragios emitidos por los ciudadanos privados de su libertad que realizó El Cronista en base a las planillas provistas por la Cámara Nacional Electoral (CNE). Se tuvieron en cuenta los votos válidos (la suma de los afirmativos y los blancos), que son los considerados en las PASO para determinar el piso de 1,5% necesario para que una fuerza política pueda participar en las elecciones generales. Así, se desprende, en términos porcentuales, que Fernández obtuvo el 47,04% de los votos mientras que Macri el 31,28%.

En el escrutinio provisorio, realizado sobre el 98,67% de los votos emitidos, el Frente de Todos se había quedado con el 47,65% (11.622.020), mientras que Juntos por el Cambio con el32,08% (7.824.996).

El conteo que se realiza tras el cierre de urnas es de carácter informativo para la ciudadanía y las fuerzas políticas. El definitivo, el único con validez legal, comienza 48 horas después del acto electoral y lo realizan los juzgados con competencia electoral de cada provincia.

En el Gobierno  era todo alivio y celebraciones por la poca diferencia registrada – menos del 0,4% para la categoría Presidente- entre los datos provisorios y finales. Por primera vez el recuento inmediato posterior al cierre de urnas lo realizó Smartmatic. La empresa fue duramente cuestionada por la oposición por su mala reputación en elecciones de otros países. Los apoderados del Partido Justicialista incluso acudieron a la Justicia, que a modo de solución rápida envió veedores informáticos a supervisar la carga de datos en los centros de cómputos.

La batalla bonaerense

 

La semana pasada la CNE había recibido los informes finales de 23 provincias. Restaba Buenos Aires que representa un tercio del padrón total del país (36%) lo que la convierte en una pieza clave para imponerse en una elección presidencial. Justamente por su importante caudal de votos el recuento final se demora generalmente una semana más que el resto de los distritos. El máximo tribunal electoral dará a conocer los números finales formalmente recién la próxima semana.

En Buenos Aires, donde el oficialismo recibió una derrota inesperada, el kirchnerismo se impuso en la primaria presidencial con 4.976.252 contra los 2.907.050 que cosechó Cambiemos. La diferencia, 2.063.202 sufragios, equivale a la cantidad de elecotores de la Ciudad de Buenos Aires.

En la categoría para gobernador, el ex ministro de Economía de Cristina Axel Kicillof se impuso con la mayor cantidad de votos en territorio bonaerense y dejó con muy pocas chances en octubre a María Eugenia Vidal, que busca ser reelecta. El candidato del Frente de Todos obtuvo en el escrutinio definitivo 4.812.684 votos contra los 3.176.010 de su rival.

Como premio consuelo, Vidal consiguió más votos que la fórmula de Macri y Pichetto en su distrito. No puede decir lo mismo Kicillof, que obtuvo157.568 menos que Fernández – Fernández.

 

 

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Noticias del día