Proponen que Nación emita bonos para pagar sueldos de funcionarios y empleados públicos

Para quitar la presión inflacionaria de la emisión, la Fundación Mediterránea planteó que el Tesoro cubra con un bono de un año parte de los salarios públicos. También sugiere que podria implementarse para pago a provincias, por lo que se descontaría de la coparticipación.

La crisis del coronavirus generará un déficit fiscal primario equivalente a 6,4% del PBI, estimó la Fundación Mediterránea, que para morigerar el efecto inflacionario de los pesos que se emitan para financiar la expansión del gasto estatal propuso pagar parte de los sueldos de empleados públicos con bonos.

La iniciativa plantea que el incremento del gasto público, debido al desplome de la recaudación, llevaría al rojo fiscal a un nivel de entre 4,7% y 6,4% del PBI este año. 

Si bien la mayor parte del aumento del gasto puede ser transitorio por la pandemia, el informe, firmado por Marcelo Capello, señala que el Gobierno requerirá de un gran esfuerzo fiscal desde 2021 para volver a los números fiscales pre-pandemia y llegar al superávit en 2022.

Con el mercado financiero internacional cerrado y con la premisa de que toda la deuda local en pesos se rollea, la totalidad del déficit primario de este año tendría que ser financiado con emisión monetaria a través de asistencia del Banco Central (BCRA) al Tesoro. El monto de esta operación podría oscilar entre los $ 1,3 billones y los $ 1,8 billones (4,7% a 6,4% del PBI, respectivamente) a fin de año.

 

En ese sentido, indica que esta inyección de pesos podría presionar la inflación una vez que la actividad se normalice, por lo que el Gobierno "debería explorar alternativas para disminuir las necesidades de emisión".

En ese contexto, Capello propone cancelar una porción de los salarios de los funcionarios y empleados públicos con un bono emitido por el Tesoro Nacional con vencimiento a un año. La iniciativa contempla que se aplique a partir de cierto piso salarial, de forma progresiva.

Como se usarían para pagar sueldos de empleados provinciales y municipios, constituirían un préstamo de Nación a las gobernaciones, que se descontarían de la coparticipación federal de impuestos a partir del vencimiento de estos bonos.

La totalidad del déficit primario de este año tendría que ser financiado con emisión monetaria a través de asistencia del BCRA al Tesoro. El monto de esta operación podría oscilar entre los $ 1,3 billones y los $ 1,8 billones (4,7% a 6,4% del PBI, respectivamente) a fin de año.

La iniciativa postula que los bonos podrían cobrarse luego de un año a su valor nominal, o venderse anticipadamente en un mercado secundario a otro valor, seguramente menor.

Además, introduce la posibilidad de comprar bienes y servicios que hayan sido "más notoriamente afectados por la pandemia, como pueden ser servicios de turismo dentro del país, inmuebles, automóviles de producción nacional, motocicletas, entre otros".

"Estos sectores podrían usar los bonos para pagar impuestos y servicios públicos, utilizarlos como garantía para obtener préstamos y otros destinos que se determinen", afirmó Capello.

La propuesta tiene varios puntos de contacto con la de Carlos Melconian, que en una entrevista con El Cronista recomendó que, de la emisión total que se requerirá, un tercio podría hacerse a través de una 'coronamoneda'.

También está en línea con la emisión de bonos instrumentada por el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, para pagar deudas de la provincia con contratistas y proveedores, que podrían usarlo para cancelar obligaciones tributarias y como garnatía en bancos.

Tags relacionados