Primeros contactos con el FMI por nuevo programa con la Argentina

El equipo del Fondo Monetario Internacional empezó el lunes en Buenos Aires el intercambio con funcionarios del Ministerio de Economía para avanzar en un nuevo programa para la Argentina. La misión encabezada por Julie Kozack, la número dos del Departamento para el Hemisferio Occidental, y por Luis Cubeddu, líder de la misión para el país, llegaron y empezaron a analizar los números con el foco puesto en la estrategia de deuda.

Más allá de la formalidad de descartar que se esté trabajando en un nuevo programa desde el FMI, en sí los técnicos del organismo vinieron en un primer paso de avanzar en darle forma al pedido desde la Argentina, de posponer los plazos de pago del stand-by firmado en 2018 por el Gobierno de Mauricio Macri.

En ese sentido, fue clave que el Fondo calificara de "no sostenible" la deuda argentina, definición que fue tomada por el Gobierno como un respaldo en las discusiones con los acreedores privados: volverla a un sendero que sea sostenible, en la que el FMI reconoce que no es "económicamente ni políticamente factible" que se consiga el superávit primario necesario para reducirla, fue leído en el sentido de que la oferta iba a ser más agresiva de lo esperado en un principio.

Además de calificar el nivel de endeudamiento de la Argentina como "no es sostenible", el FMI recomendó "una operación de deuda definitiva que genere una contribución apreciable de los acreedores privados".

"El personal del FMI notó que la capacidad de enfrentar el nivel y el servicio de la deuda pública de la Argentina se deterioró significativamente en comparación con el último análisis de sostenibilidad efectuado por el organismo en julio de 2019", habían indicado en ese momento, en un documento tras la visita de la misión anterior.

Esto ocurrió tan solo dos semana atrás: tras esa declaración, la titular de FMI se vio con Guzmán y, tras ese encuentro, se anunció que se iba a hacer la revisión de la economía argentina, conocida como el Artículo IV, y que se iba a empezar a trabajar en un nuevo programa para el país.

Este reemplazaría al actual stand-by, del que se recibieron unos u$s 44.000 millones, que se deben pagar en un esquema actual hasta el 2024, que se buscar postergar.

Tags relacionados