Preparan una cumbre para "coronar" a Máximo Kirchner como candidato del Partido Justicialista

Mientras continúan las negociaciones con los díscolos que resisten la candidatura del diputado para presidir el justicialismo bonaerense, con el aval presidencial, alientan una reunión en el Conurbano con foto como mensaje de unidad de cara al 2021. 

Máximo Kirchner volverá al Conurbano. No a Lomas de Zamora donde la semana pasada despotricó contra las "operaciones mediaticas" que algunos díscolos, en teoría, esgrimían para evitar el "Operativo Clamor" que lo llevaría a la silla del PJ bonaerense antes de tiempo. Para dejar atrás un convulsionado fin de 2020 en las aguas peronistas, quieren arrancar pronto el 2021 con otra imagen partidaria. 

Mientras barajan opciones, por ahora, según confiaron fuentes partidarias, la cumbre del jefe de la bancada de Diputados todista con los intendentes, a la que serían invitaron aquellos que lo rechazan, podría agendarse para la próxima semana en el José C. Paz de Mario Ishii. El alcalde, que alguna vez salió a buscar "traidores" cuando Francisco De Narváez derrotó a Néstor Kirchner en 2009, es un asiduo visitante del despacho de Alberto Fernández. La intensión está, hay que ver si puede hacerse realidad la pretendida foto de "unidad" detrás de esa candidatura partidaria. 

Al ver cierta resistencia por la idea, motorizada por un grupo de intendentes cristinista primero y aceptada por albertistas después, el Presidente nombró como emisarios a los ministros Eduardo "Wado" de Pedro (Interior) y Gabriel Katopodis (Obras Públicas) para allanarle el camino institucional al hijo de la vicepresidenta Cristina Kirchner. Es repetido en las mesas pejotistas que no terminó bien el llamado entre el funcionario camporista y uno de los titulares del PJ bonaerense, Fernando Gray,  

"Fernando lo va a terminar aceptando, lo mismo el 'Tano'", por el alcalde Gustavo Menéndez, dicen en la Rosada sobre la negociación. Lo cierto es que con la necesidad de una renunca masiva de 50 integrantes de la cúpula partidaria, y más si se cuentan los suplemente, podría haber más de una sorpresa.

"Las segundas líneas responden a algún intendente o gremio, con los que sí ya acercamos posiciones, no tienen margen para resistir los 'sueltos'", confían los negociadores oficiales. Máximo Kirchner ya transmitió que no quiere ser "prenda de división" de un peronismo que se volvió a juntar en 2019 y que aspira a un consenso del 100% detrás de su postulación. El dúo negociador habla de un 99% cerrado. 

La mediación de Fernández, primero subterránea, derivó en un respaldo público en una entrevista en Radio 10 el domingo. A partir de ahí, se aceleró el "Operativo clamor" de los intendentes, desde los que postulaban a Máximo desde el principio, como Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) como los que se subieron a la ola presidencial, como los albertistas Juan Zabaleta (Hulingham) y Mariano Cascallares (Almirante Brown).

Otros, actuales consejeros del PJ bonaerense, aún se mantienen en silencio. Todavía es una incógnica si aceptarán el convite para la "coronación" pública del líder camporista de una candidatura que, según la voluntad oficial, lo llevaría a asumir formalmente entre febrero y marzo de 2021. La intención es que para entonces haya una doble ceremonia simultánea: Fernández jurando como presidente del PJ Nacional y Kirchner en el bonaerense

Como ya explicó este diario, la principal diferencia entre ambos casos es que mientras el Nacional prorrogó durante todo el pandémico 2020 la renovación de sus autoridades, la filial bonaerense está en regla con mandatos que vencen recién en diciembre de 2021.

La adelantada asunción del líder camporista obligaría a la cúpula actual, formada cuando el PJ apoyó la aventura de Florencio Randazzo y el cristinismo armó su Unidad Ciudadana, a renunciar a pleno. El armado de una conducción colegiada entre los distintos socios todistas es el desafío en la antesala de las legislativas. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios