EL ANTERIOR PICO FUE EN MARZO DE 2013, CON 2,4 MILLONES

Por suba del mínimo, suba salarial y más empleo, ya pagan Ganancias 2,2 millones de personas

Los últimos cambios introducidos en relación al Impuesto a las Ganancias hizo que se sumaran personas a pagar este tributo. En diciembre llegaron a 2,2 millones

Cada vez más personas pagan Impuesto a las Ganancias: en diciembre de 2017 se llegó al máximo de casi 5 años con 2,2 millones, cerca del récord de 2,4 millones que pagaron en marzo de 2013. Tras ese momento, la cantidad de trabajadores fue en disminución: en 2014 no se superó en ningún mes 1,2 millón; 2015 fue similar, con un total mensual de en torno también a 1,2 millón; en 2016 se ve un incremento mes a mes, con promedios más cercanos al 1,8 millón mensual; para en 2017 quedar por arriba de 2 millones desde agosto hasta llegar al récord de 2,2 millones en diciembre del año pasado.

De esta manera, al contrario del slogan de campaña de Cambiemos, en la que Mauricio Macri prometía que los trabajadores no se iban a ver alcanzados por este impuesto, con las modificaciones introducidas en los últimos años cada vez son más. En detalle, en diciembre pasado se llegó al máximo de 2.207.577, entre las retenciones concretadas al trabajo personal en relación de dependencia, jubilaciones, pensiones y otras. El número surge de la respuesta 1078 que dio el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en su última presentación ante el Congreso.

En ese momento, Peña detalló con un cuadro cuántas personas se vieron alcanzadas por el impuesto a la ganancia por rentas de cuarta categoría desde enero de 2012. Al recorrer mes a mes la cantidad de trabajadores afectados se observa una tendencia al alza desde diciembre de 2015.

Juan Luis Bour, de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), identificó cuatro razones por qué cada vez más personas se ven alcanzadas por el Impuesto a las Ganancias. "Por un lado, los aumentos salariales; segundo, cuánto haya sido la suba del mínimo no imponible (MNI) ya que en algunos momentos del año afecta a más trabajadores de acuerdo con las alzas en las remuneraciones; la tercera cuestión tiene que ver con el incremento del empleo registrado privado; y, por último, de más personas registradas que se da por la formalización de la economía", describió. "El tema central es el umbral entre el salario y el MNI ya que en esa respuesta no dice cuánto pagan los que se ven alcanzados", agregó.

El MNI, de acuerdo con lo informado por la AFIP en diciembre, subió un 28,77%, que se aplica desde enero de este año, en línea con la evolución del índice de salarios Ripte, que es el indicador que se tiene en cuenta desde que se aprobó en 2016 la reforma a Ganancias en el Congreso.

Así, un trabajador soltero y sin hijos (que es el que no tiene cargas de familias) se va a ver alcanzado por el impuesto a las ganancias a partir de un salario bruto de $ 35.970 mensuales, que equivale a $ 29.855 en neto. A la vez, para un trabajador casado y con dos hijos de hasta 18 años el MNI es de $ 47.584 brutos, que en salario de bolsillo implica unos $ 39.495.

"La cantidad de trabajadores que sufrieron retención en diciembre de 2017 fue 2,2 millones según el informe (de Peña al Congreso), debería compararse con los que pueden sufrirla (trabajadores del sector público y asalariados del sector privado, es decir 9,5 millones), lo que da un porcentaje de alcanzados del 22%. Este número es un poco superior al que normalmente se menciona en las discusiones políticas cuando se pide ajustar los mìnimos y deducciones, pero es razonable", sostuvo Andrés Mir, del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

El Impuesto a las Ganancias en la cuarta categoría, por su característica, hace que las personas que mayores ingresos paguen mayores tributos, más allá de las distorsiones que se fueron introduciendo a lo largo de la historia. Es decir, es un impuesto progresivo.

Además de la reforma en la Ley de Ganancias de fines de 2016, en febrero de ese año Macri aumentó por decreto el MNI. Sin embargo, en ese momento también dejó sin efecto otra norma, de agosto de 2013, que congelaba el salario de los empleados de la cuarta categoría del impuesto: implicaba que los trabajadores que no pagaban este tributo hasta mediados de 2013, seguían sin hacerlo, más allá de que su remuneración se hubiera incrementado.

Tags relacionados