PROPUESTAS PARA DEBATES PARLAMENTARIOS EN LUGAR DE DECLARACIONES ALTISONANTES

Por síndrome Duhalde, las figuras opositoras se llaman a silencio

Por la crisis política, por temor a ser tildados de golpistas, el PJ está en modo "stand by", al postergar sus cumbres. CFK sólo habla desde su banca. Gobernadores en rol institucional

En diciembre de 2000, Eduardo Duhalde hizo una de las cosas que más le gustan: pescar. La historia casi es otra. El fallido presidenciable peronista del año anterior estuvo horas perdido en el mar. Pero regresó, no sólo a la costa, también a la política. Días después, frente a empresarios, lanzó su "movimiento productivo multipartidario y multisectorial" para "presionar", tal como lo expresó el mismo caudillo bonaerense, al gobierno de Fernando De la Rúa para que corrija el rumbo. Todo terminó como ya se sabe.

A falta de competencia en un PJ huérfano, un derrotado Duhalde logró erigirse como la voz de la oposición ante una administración de La Alianza que naufragaba. Sus charlas con Raúl Alfonsín, para preparar planes alternativos que De la Rúa desechó, terminaron años después con el olvidable ex Presidente radical, contados los muertos en Plaza de Mayo, acusando a su eventual sucesor (luego de cuatro efímeros mandatos peronistas) del supuesto complot que lo subió al helicóptero.

Con el síndrome Duhalde que sobrevuela cada crisis, como la actual desatada por la corrida bancaria, los peronistas con aspiraciones para 2019, con poco tiempo para lanzamiento y menos para ordenar su interna, se llamaron a un respetuoso silencio. "Cualquier cosa que se diga, nos pueden tildar de golpistas", admitió uno que, probablemente, estará en una boleta el año que viene.

Al igual que a la Casa Rosada, la crisis financiera-política también sorprendió al PJ, mientras discutía la intervención de su franquicia nacional a cargo del gastronómico Luis Barrionuevo. El Justicialismo está en "stand by" (a tono con el crédito pedido al FMI): el intervenido de José Luis Gioja pospuso su Congreso partidario; el Federal de Miguel Ángel Pichetto suspendió su visita a Mendoza; y el Bonaerense de la dupla Gustavo Menéndez-Fernando Gray continúa su pelea tarifaria en el Congreso. En otra vereda, por cuestiones "de agenda", Máximo Kirchner no va hoy al lanzamiento de Unidad Ciudadana a Salta.

"Estábamos debatiendo por los aumentos, algo válido más allá de las chicanas del costo fiscal, y vino ésto: hay que tener cuidado. Podés criticar el regreso del FMI, como algo ideológico, pero hay un límite muy delgado para que te acusen de buscar un rédito político", reflexionó otro dirigente.

La propia Cristina Fernández de Kirchner, aún derrotada el año pasado por Cambiemos sigue siendo hoy la opositora más votada, está evitando hasta tuitear de más. Desde que regresó a una banca del Senado, la ex Presidenta mantiene una estrategia de bajo perfil: su figura reaparece más por noticias desde Comodoro Py que desde el Instituto Patria. "No queremos saturar", explican cerca de la senadora que hizo una pública autocrítica de sus cadenas nacionales. Según reveló el diario Clarín, la menor exposición le está dando buenos frutos en las encuestas que manejan.

Por eso, al igual que el también guardado Sergio Massa, la ex Presidenta prefiere suscribir los comunicados de sus equipos técnicos y apostar por debates por canales institucionales, como el Parlamento. Tampoco se exceden los gobernadores con aspiraciones. El salteño Juan Manuel Urtubey fue salvado por el nacimiento de su hija Isabelita con Isabel Macedo.

Tags relacionados