Por la cuarentena, a fines de junio el desempleo treparía a 14% y afectaría a 1,9 millones de personas

Las consultoras que participaron de la EMEC de abril estiman que el desplome de la actividad incrementará la cifra de desocupados. También empeoraron las expectativas sobre el resultado fiscal y la inflación.

El impacto de la pandemia del coronavirus haría caer la economía un 8% en el segundo trimestre y llevaría el desempleo al niveles cercanos al 14% hacia mitad de año, según se desprende de la Encuesta de Expectativas Macroeconómicas de El Cronista (EMEC) de abril, que además arrojó un ajuste al alza de las cifras proyectadas de inflación y el dólar oficial. 

La mediana de las respuestas de ocho consultoras y centros de estudios, recolectadas entre el 17 y el 22 de abril, apunta a una caída de la economía de 5,7% del PBI para todo el año, cuando hasta antes de la pandemia las previsiones oscilaban entre una baja de entre 1% y 1,5%.

Tras un primer trimestre para el que se estima que la contracción fue de 2,5%, la actividad encontraría su pozo en el segundo cuarto del año, dado que la mediana de pronósticos indican un desplome de 8%.

Un retroceso de esta magnitud impactará de lleno en los puestos de trabajo, una de las variables de las cuales se busca minimizar los daños que genera el aislamiento obligatorio.

Luego de que el desempleo finalizara 2019 con un 8,9% según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), los analistas participantes auguran cifras alarmantes: estimaron que al cierre del primer trimestre llegó al 11% y pronostican que a mitad de año treparía a 14%, por lo que la cantidad de desocupados oscilaría entre 1,8 millones y 2 millones.

 

Para fin de año, el guarismo volvería a quedar en torno al 11%, siempre a raíz de la mediana de respuestas, lo que representa una población desempleada y en búsqueda laboral de entre 1,4 millones y 1,6 millones.

Las cuentas públicas también se verán afectadas por la crisis, a tal punto que el año terminaría con un déficit fiscal primario de 3,5% del producto, según las estimaciones, cuando en marzo se esperaba un rojo de 1,2% y en los meses anteriores las estimaciones oscilaban entre 0,5% y 1%. 

Inflación y dólar

Otro de los datos negativos que dejó la EMEC se observa en las proyecciones de inflación, variable en la que se registra un repunte a raíz de la disparada de la base monetaria, que tuvo una expansión de casi 20% desde que comenzó la cuarentena.

Para abril, la mediana de respuestas apunta que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) alcanzará el 3%, a pesar de las complicaciones logísticas para medir la evolución de los importes de los productos de la canasta. De esta manera, esperan que la variación interanual llegue a casi el 48%.

Para todo el año, los analistas ajustaron al alza sus previsiones al 43%, el pronóstico más alto desde noviembre, lo que representa un repunte significativo respecto a las encuestas de febrero y marzo, cuando se estimaron variaciones de 40% y 36%, respectivamente.

También se incrementó el tipo de cambio oficial esperado para fin de año.

Mientras que en la edición anterior la mediana de respuestas apuntaban a un dólar oficial de $ 79 para diciembre, en este relevamiento la cifra esperada subió a $ 85. 

Sobre la EMEC

La Encuesta de Expectativas Macroeconómicas El Cronista (EMEC) se realiza una vez por mes desde junio de 2016 entre varios de los más destacados analistas del mercado, incluyendo bancos, consultoras, centros de investigación y asesores de inversión, a quienes se les pide que respondan un formulario con una treintena de preguntas sobre 12 variables clave de la macroeconomía y las finanzas nacionales.

En esta edición participaron Abeceb, Ecolatina, Iaraf, Fundación Capital, Management & Fit, LCG, Centro de Estudios Scalabrini Ortiz y la Escuela de Economía y Negocios de la Universidad Nacional de San Martín.

Tags relacionados