Por deuda de $ 2875 millones, intiman a Río Negro a bajar demanda eléctrica

El día después de las elecciones, Cammesa, la sociedad mixta que administra el sistema eléctrico, informó esta medida con una solicitada. No pueden cortar a hospitales

Apenas un día después de las elecciones que consagraron la continuidad del oficialismo local, con Arabela Carreras como candidata del frente Juntos Somos Río Negro, el Gobierno nacional intimó a la Empresa de Energía de Río Negro (Edersa), que distribuye la electricidad en la provincia, a disminuir un 10% su demanda, por una deuda que asciende a $ 2875 millones.

Mediante una solicitada publicada en algunos diarios nacionales por la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) -una sociedad mixta conformada por el Estado y representantes de los privados-, el Gobierno informó que Edersa "se ha constituido en deudor moroso crónico" por un saldo que supera dos períodos de facturación y llegaba hasta el 19 de marzo pasado a $ 2874.860.877,30.

Las distribuidoras, para poder abastecer a sus usuarios, le compran la energía a Cammesa, quien a su vez adquiere la electricidad a las generadoras (térmicas, hidroeléctricas, nucleares y renovables). Como la distribución eléctrica está regulada a nivel provincial, excepto todavía en Capital Federal y Gran Buenos Aires, según cuentan fuentes allegadas al conflicto la cadena de pagos crujió a partir de que las autoridades de Río Negro no le permitieron a Edersa aumentar sus tarifas o las subas fueron menores al alza de los costos.

"La empresa se desfinanció", contaron a El Cronista, aún pese a que desde febrero la electricidad aumentó un 27% en Río Negro, un porcentaje que fue mayoritariamente para cubrir el costo mayorista (en el sector de generación) y pago de sueldos a sus empleados.

El Gobierno incrementó un 38,9% el precio mayorista de la electricidad para reducir los subsidios eléctricos, que de todas maneras superarían los $ 100.000 millones durante 2019. Eso despertó una rebelión de las cooperativas del interior.

La empresa de la familia Neuss se encuentra obligada a disminuir su demanda mensual de energía eléctrica en un 10% en relación a su consumo histórico, hasta tanto regularice su deuda con Cammesa. Para eso, "no podrá bajo ninguna circunstancia aplicar tal restricción de suministro" a hospitales, centros de salud, usuarios electrodependientes y otros usos que puedan afectar la seguridad pública".

Según se conoció semanas atrás, el Gobierno amenazó con cortar la luz en la provincia de Chaco y en la localidad bonaerense de Villa Gesell, también por las millonarias deudas que acumularon las distribuidoras.

En Chaco, precisamente, el gobernador peronista Domingo Peppo logró suspender la realización de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) y ahorrar el dinero que iba a ser destinado a tal fin para pagar una deuda cercana a los $ 4722 millones que Servicios Energéticos del Chaco Empresa del Estado Provincial (Secheep) mantiene con Cammesa.

Tags relacionados

Más de Economía y Política