LOS FUTUROS DE CHICAGO EST N EN UN NUEVO PISO DESDE 2010

Por derrumbe de precios, la cosecha de soja 2015 dejará hasta u$s 8.000 millones menos

Desde enero, la oleaginosa perdió casi un cuarto de su valor. El precio promedio para la próxima campaña está 30% por debajo de 2013. A eso se agrega menos inversión

Los futuros de la soja en Chicago están en un nuevo piso. El contrato a noviembre, el más activo en esa plaza granaria, terminó el viernes en u$s 351,6 la tonelada, tras tocar un nuevo mínimo en cuatro años y dos meses (u$s 351,3 por tonelada).


Con el nuevo bajón, la oleaginosa perdió casi un cuarto de su valor desde la primera rueda del año y existe un consenso entre los analistas de que lo peor todavía está por venir. Los presagios apuntan a que, si las condiciones de oferta y demanda global (fundamentals) se mantienen en el corto plazo, la soja puede ubicarse en torno a u$s 300/u$s 310 la tonelada, lo que agravaría aún más la situación local, con una economía que en los últimos años se hizo más sojadependiente.

El producto es la fuente de divisas más importante de la que se nutrió el país en la última década, y es responsable de sostener el, ahora complicado, superávit comercial.


La fortaleza del dólar, sumada a la súpercosecha en Estados Unidos, récord con más más de 110 millones de toneladas, hace que los stocks norteamericanos de soja estimados por 2015 sean los mayores desde 2002. A eso se adiciona la perspectiva de que Brasil y la Argentina también tendrán súpercosechas, aun cuando la baja de precios impacte de manera negativa en la inversión tecnológica para la siembra, por la menor rentabilidad esperada. Con una oferta más que holgada de soja para 2015 y una demanda que crece pero a un ritmo menor que los stocks, la perspectiva de precios es a la baja, indican los analistas.


En ese contexto, se estima que habrá una fuerte caída del ingreso del principal producto de exportación para la inminente campaña 2014/15, que se cosechará hacia mayo próximo.
Un informe de Federico Muñoz y asociados calcula para 2015 una caída de 30% respecto de los precios promedio que la soja tuvo en 2013. El economista toma un precio de u$s 360 por tonelada para la oleaginosa 2015, sobre la base de los futuros de Chicago para el primer semestre del año, contra los u$s 517 por tonelada que promedió el año pasado. A eso le suma la merma proyectada en producción, por la menor inversión tecnológica dada la menor rentabilidad esperada. Muñoz estima la producción del ciclo 2014/15 en 48 millones de toneladas, 13% por debajo de la campaña previa que arrojó un récord de más de 55 millones de toneladas.


Por eso, concluye que con ambos elementos, no sería de extrañar que el valor de la cosecha 2015 resulte unos u$s 8.000 millones inferior a la de las últimas dos campañas. Estaríamos ante un recorte sustancial de la oferta esperada de divisas, sin contar el menor aporte esperable de los restantes cultivos (como maíz y trigo, también en valores mínimos desde 2010) para el año próximo.


En la misma línea, el último informe semanal de la consultora Economía & Regiones (E&R) sostiene que a partir de hoy, la economía argentina se deberá adaptar a precios en torno a u$s 380 la tonelada, 25% por debajo de los u$s 513 promedios registrados entre 2012 y 2013.


A esos precios para la soja, E&R implicará una caída en valor de exportaciones de u$s 4.000 millones. Esa situación conduciría prácticamente a la desaparición del superávit comercial, que el Gobierno con más trabas y menor actividad, lograría sostener en u$s 2.300 millones en 2015.

Tags relacionados

Destacadas de hoy

La limitante a comprar un máximo de u$s 38.000 semanales provocó que cayera de u$s 20 millones a u$s 5 millones la operatoria diaria. Llamados del regulador persuaden a no transaccionar

Nuevo cepo de CNV desplomó volumen negociado de dólar Bolsa

Más de Economía y Política

Noticias del día
La limitante a comprar un máximo de u$s 38.000 semanales provocó que cayera de u$s 20 millones a u$s 5 millones la operatoria diaria. Llamados del regulador persuaden a no transaccionar

Nuevo cepo de CNV desplomó volumen negociado de dólar Bolsa

Una de cal y una de arena había provocado en la City la regulación de la CNV que bajaba de dos días a uno el parking para poder comprar dólares en la Bolsa. Esa era la noticia positiva, que estaba arriba de todo, pero abajo de todo en la circular decía que se limitaba a un máximo de 100.000 nominales las operaciones de cable, por lo cual ninguna empresa ni persona podía comprar más de u$s 38.000 por semana a través del contado con liquidación. O sea, para mandar divisas al exterior.
Lo que provocó esta noticia fue una abrupta caída del volumen negociado en el CCL, al descender de u$s 16 millones diarios a u$s 5 millones en el AL30c, que es el ticker del Argentina Ley Local 2030. Pero también provocó una caída en la operatoria del dólar MEP, ya que el AL30D cayó de negociar u$s 30 millones a u$s 20 millones por día.
Pero la caída fuerte estuvo en el AL30C, el Argentina 2030 cable, que cayó de entre u$s 25 y u$s 30 millones diarios, con fuerte presencia oficial suministrando liquidez (el mercado cree que es el BCRA), a u$s 5 millones diarios.
El uso de los AL30, el bono referencia para el cable, colapsó por la normativa, y comenzó a migrar hacia los Globales, GD30, y eso generó el desarbitraje.
Los llamados a los brokers por parte del regulador para persuadirlos a que se limiten a operar dólar MEP y CCL asustaron también a los Alycs que no recibieron los llamados, pero por precaución se abstuvieron de negociar esos títulos. "Por coletazo tuvimos que bajar el ritmo. Nadie quiere tener al regulador en la nuca vigilándote cada segundo, con el riesgo de comerte un sumario y una suspensión por el poder que tiene", se sincera el dueño de una de las grandes sociedades de bolsa, que cambia su anonimato por sus sinceras palabras.
El rulo cablero denominan en el mercado al 2% que se podía llegar a ganar por la diferencia que llegó a haber entre las cotizaciones del dólar MEP (divisas que se compran a través de bonos en el mercado bursátil y quedan en el país) y el contado con liquidación, que siempre es más caro porque son billetes que van a parar directo a cuentas del exterior.
Este desarbitraje se dio porque la regulación sólo afectó a los bonos de ley Argentina, mientras que los globales quedaron libres.
fue utilizado por un bróker en forma masiva a través de un robot, con distintos cuits de clientes (u$s 30 les pagaba a cada uno, y ellos se hacían de u$s 760) hasta agotar el cupo de los u$s 38.000 semanales con cada uno. Dicen que se abusó de la situación entonces el conflicto estalló por los aires.
El regulador no impide que se haga, pero sí pide que no sea de manera masiva, sino sólo con unos pocos clientes, los más importantes, como si fuese una suerte de rulo VIP. Y quienes lo hagan serán monitoreados y auditados con la lupa por parte del regulador.