Plazos fijos: nueva suba de tasas obligatoria pisa la rentabilidad de los bancos

La política de contención de los depósitos en pesos en el sistema para evitar mayor presión sobre dolarización implica un endurecimiento monetario que viene teniendo éxito. Pero también, perjuicios para entidades

Los bancos más importantes del país deberán ofrecer hoy una tasa de plazo fijo no menor al 30%, el equivalente al 79% del rendimiento de las Leliq. La medida afectará a los bancos del Grupo A, según lo definió el Banco Central.

La medida busca apuntalar la estrategia de evitar que desarmes del stock de plazos fijos demanden más dólares.

El 16 de abril el directorio del BCRA impuso una tasa mínima a todos los plazos fijos hasta $ 1 millón, del equivalente al 70% del rendimiento de Leliq, equivalente a 26,6%. Fue cuando la brecha entre el dólar oficial y el MEP y el contado con liquidación superaran por primera vez en años 60 por ciento.

El stock de plazos fijos privados no repuntaba y se mantenía por debajo de los $ 1,4 billones, unos $ 50.000 millones debajo del promedio de marzo.

Dos semanas después, redobló la apuesta.

La tasa mínima garantizada debía ofrecerse para todos los plazos fijos hasta $ 4 millones. Y el 14 de mayo, la entidad que preside Miguel Ángel Pesce fue por más. Con la brecha en 75%, y el anuncio del IPC de abril en 1,5%, la tasa mínima garantizada regiría para todos los plazos fijos.

Para ese entonces, el stock de plazos fijos de privados ya superaba los $ 1,51 billones, tras incrementarse $ 119.057 millones en un mes.

Al 26 de mayo, último dato disponible del BCRA, el stock de depósitos privados de plazos fijos no ajustables por UVA había superado $ 1,58 billones, un incremento de $ 190.814 millones en seis semanas, superando la suba que acumulaba en el año.

La suba del stock, sin embargo, se dio en un contexto en el que los plazos fijos ofrecerían rendimientos reales negativos, con una proyección de inflación superior al 44% para el año, acelerando en el 2° semestre.

"Esta suba de tasa tiene ese propósito, que no se desvíe ese stock de $ 1,5 billones a los dólares alternativos" (Collante)

"Aun con esta incertidumbre, el stock sube. El problema de la incertidumbre ya se ve en el mercado cambiario y en los depósitos en dólares. Pero no en los depósitos en pesos. Y esta suba de tasa tiene ese propósito, que no se desvíe ese stock de $ 1,5 billones a los dólares alternativos", explicó Amilcar Collante, de Cesur.

 "Esta tasa no compensó ni los tipos de cambio ni la inflación contenida, pero el BCRA está tratando de pisar un poco la rentabilidad de los bancos, obligándolos a na tasa mínima sin tocar la tasa de política monetaria como se hacía antes", agregó.

En esa misma línea argumentó el economista Javier Marcus. "Sube las tasas para aumentar el stock de plazo fijos y a la vez reducir la presión sobre el dólar. Esta nueva suba se da en simultáneo con una baja de tasas implícitas de los futuros, lo que muestra una política coordinada para desincentivar el posicionamiento en dólares", explicó.

Enfocados

Sin embargo, el aumento del stock también podría responder a otra medida que tomó el Gobierno pero que la adoptó la Comisión Nacional de Valores, cuando dispuso que los fondos comunes de inversión en pesos debían invertir al menos el 75% de su patrimonio en instrumentos y valores negociables emitidos en moneda nacional.

La medida establecía una adecuación escalonada. Al 4 de mayo debían reducir en un 30% la inversión en exceso; al 8 de mayo, un 30% adicional. Y al 15 de mayo, las inversiones debían estar completamente adecuadas.

"Los plazos fijos minoristas subieron $ 27.500 millones, y los mayoristas, de más de $ 1 millón, treparon $ 115.000 millones", detalló Collante.

Tags relacionados