POR MENOS TRANSFERENCIAS EN ELECTRICIDAD Y GAS

Pisando subsidios, Energía tuvo baja ejecución de fondos

Juan José Aranguren se retiró ayer del Ministerio de Energía dejando a la cartera, de acuerdo con cifras oficiales, como la séptima jurisdicción (de 27) con mayor presupuesto, con $ 103.715,4 millones, el 3,6% del total del gasto, pero también como la séptima que menos había ejecutado sus fondos hasta el 14 de junio, con apenas el 34,27%.

 

Aunque siempre desde el Gobierno suelen explicar que es habitual una baja ejecución presupuestaria en los primeros meses del año para cumplir con la reducción del déficit y llegar holgados a fin de año, por debajo de Energía en esta materia solo están Jefatura de Gabinete, Finanzas, Hacienda, Turismo, Producción y Ambiente.

La partida más importante del Ministerio es la de "Formulación y Ejecución de la Política de Energía Eléctrica", el nombre elegido para los subsidios a la electricidad. Para todo 2018 se presupuestaron $ 65.380,45 millones, de los que se ejecutó 38,07%, es decir $ 24.888,60 millones.

Más atrás viene la "Formulación y Ejecución de la Política de Hidrocarburos", que son los subsidios al gas y cuentan con $ 27.056,07 millones, de los que se devengaron hasta el momento $ 6753,36 millones (24,96%). En esta partida se incluye también el programa de incentivo para la producción de gas no convencional, que estimula la inversión de las firmas petroleras en Vaca Muerta con el pago de u$s 7,50 por millón de BTU al gas incremental. Por caso, en el primer trimestre transfirió a Pampa Energía $ 228 millones, mientras que a la estatal YPF $ 140,5 millones.

Tal como publicó El Cronista la semana pasada, el Gobierno informó que el Ministerio que condujo Aranguren impulsó una drástica reducción de subsidios desde 2016, que le permitió al Estado ahorrar casi $ 100.000 millones en electricidad y más de u$s 2800 millones en gas.

Sin embargo, la decisión de mantener el mismo precio en pesos para los valores mayoristas de la energía eléctrica implicarán que, de no haber un cambio en los contratos o traslado a los consumidores, Nación deberá desembolsar unos

$ 40.000 millones adicionales. El costo medio de un MWh es de u$s 74,3, pero por efecto de las devaluaciones de los últimos dos meses lo que reciben las generadoras ahora es mucho menos.

Hasta antes de la crisis, el Gobierno se proponía terminar este año subsidiando menos del 20% de la tarifa eléctrica a los usuarios residenciales y retirar absolutamente estas transferencias para octubre de 2019, el mes que iba a ser de la reelección del presidente Mauricio Macri. Lo mismo sucede en el caso del gas, con excepción para las provincias patagónicas, Malargüe (Mendoza) y la Puna, en donde los subsidios se pensaban terminar en octubre de 2022, con un sendero mucho más escalonado que en el resto del país.

Con el traspaso de Minería a Producción, el presupuesto bajará unos $ 700 millones.

Tags relacionados