ES UN CAMINO MEDIO ENTRE SUBSIDIAR O TRASLADAR A USUARIOS

Piden a distribuidoras de gas que renegocien con productoras

Por el cambio de contexto que produjo la devaluación, el Enargas instruyó a las empresas distribuidoras a que firmen con otros precios sus contratos con las productoras

El Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), por instrucción del Ministerio de Energía de la Nación, convocó a modificar los contratos vigentes celebrados el año pasado entre empresas productoras y las distribuidoras de gas para atenuar el gigantesco aumento de las tarifas que correspondería aplicar en octubre si se mantuvieran tal cual las condiciones establecidas. Así, el Estado optó por el camino del medio entre los extremos que significaban subsidiar más los costos o trasladar todo a los usuarios.

Según trascendió, el presidente del Enargas, Mauricio Roitman, envió el lunes una carta a las distribuidoras (Metrogas, Gas Fenosa, Camuzzi y otras en el interior del país) instruyéndolas a renegociar los contratos que firmaron con las productoras para el suministro a partir de este año o a firmar nuevos ante el cambio en las condiciones macroeconómicas que generó la devaluación.

Los contratos de suministro eran consistentes con un escenario en el que el tipo de cambio estuviera en $ 20,55 para el período abril-octubre, pero eso se derrumbó con la corrida cambiaria desatada a fines de abril.

El Presupuesto 2018 votado por el Congreso establecía que el dólar promediaría los $ 19,30 este año. Así, el cambio de contexto obliga a renegociar los contratos, ante la imposibilidad de trasladar los mayores costos de abastecimiento a los usuarios finales. Teniendo en cuenta que el promedio ponderado del precio del gas originalmente iba a pasar en octubre de u$s 4,68 a u$s 5,26 por millón de BTU y que el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que organiza el Banco Central muestra que el tipo de cambio estaría en $ 29,50 para ese momento, el costo del gas mayorista subiría un 61%. La producción del gas representa alrededor de un 60% de la factura residencial sin impuestos; el otro 40% es para el transporte y la distribución, que debe ajustar sus ingresos en base a trasladar la inflación mayorista del semestre previo al aumento de tarifas.

De acuerdo con fuentes del sector consultadas por El Cronista, "no es inusual" que el Enargas cite a las empresas para revisar esos valores, de cara a las audiencias públicas que tendrá que convocar para septiembre, previo a un nuevo incremento tarifario. Lo que ya se descarta es que no va a existir un ajuste en dólares como estaba planeado. Un importante directivo de la industria sintetizó: "Bajó la demanda y subió la oferta, por lo que corresponde que se sienten a negociar".

De esta forma, se liquidaría el sendero ascendente de precios que diseñó el ex ministro de Energía, Juan José Aranguren, y culminaba en octubre de 2019. Gracias a los buenos resultados que está dando la producción en Vaca Muerta, impulsada con un valor de u$s 7,50 / MMBtu, cabe esperar que los costos locales vayan en descenso, más aún en el verano, donde se estabiliza la demanda y habrá un excedente para colocar a Chile. En lugar de u$s 6,38, el gas residencial se podría pagar por debajo de los u$s 5 por millón de BTU.

Tags relacionados