Bajón fabril: demoledora combinación de volatilidad cambiaria y altas tasas

En marzo hubo una reversión de la mejora relativa de enero y febrero, pero influyeron factores macroeconómicos. En abril podría comenzar una lenta recuperación.

Cada vez quedan más claros los efectos nocivos que tuvo en la economía real la fuerte volatilidad que se registró a partir de marzo en materia cambiaria, que disparó las tasas de interés a niveles astronómicos, al menos para cualquier empresa que tenga intenciones de apalancar con crédito su producción. Ni que hablar del rebrote inflacionario y la caída del consumo interno por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios.

Para los analistas, la incertidumbre y las dudas sobre el desempeño de la macroeconomía está detrás de la mejora relativa que se observó en la industria y la actividad económica en enero y febrero, y también de la fuerte baja que empezó a verse a partir del tercer mes del año.

"Sabíamos que iba a dar mal porque en marzo tuvimos una vuelta de la inestabilidad macro, volatilidad cambiaria, más inflación y suba de las tasas de interés", aseguró Gabriel Caamaño, economista de la Consultora Ledesma, al analizar los datos de producción industrial y construcción.

El especialista sostiene que pese a la caída de marzo, los datos muestran que la actividad industrial aún está por encima del registro de diciembre, y anticipa que "abril no va a ser tan malo como marzo". En su opinión lo más probable es que a partir de ese mes se registre una lenta mejora, aunque para observar una consolidación del proceso "habrá que esperar hasta después de agosto".

Desde el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), destacan que "los 16 sectores que mide el Índice de Producción Industrial manufacturero mostraron una caída en el mes de marzo", mientras que para el acumulado del primer trimestre "solo los productos de tabaco muestran una suba, pero su incidencia en el total del índice es prácticamente nula porque el sector es pequeño".

Nadin Argañaraz y Bruno Panighel, economistas de IARAF, destacan que los fabricantes de vehículos de transporte, maquinaria y equipos resultaron especialmente perjudicados, pero subrayan que "hay sectores, como la producción de motocicletas que están produciendo un 77% menos que en marzo 2018".

El entorno macroeconómico fue fundamental para el desempeño industrial en marzo, sostiene la consultora ACM. "Los datos de actividad de marzo confirman que el freno en la actividad se profundizó en los últimos meses" y aclara que "preocupa principalmente la industria, donde muchos subrubros son intensivos en mano de obra".

De cara al futuro cercano, ACM espera que el primer semestre de 2019 "continúe mostrando una fuerte contracción para ambos sectores (industria y construcción), siendo influenciados por la falta de liquidez y elevadas tasas de interés, y una menor demanda".

Al respecto, Pablo Dragún, director del Centro de Estudios de la UIA indicó que "los primeros guarismos de abril muestran que quizás la caída sea un poco más moderada". Pero advirtió: "Con estas tasas, hay que pensar muy bien si conviene tomar crédito, porque stockear de más es añadir un costo financiero".

Tags relacionados

Noticias del día