EL ORGANISMO SOSTIENE QUE EL PA S VECINO SE CONTRAER OTRO 3,5% ESTE AÑO

Para el FMI, Brasil y China no repuntan y crece el viento de frente para la Argentina

El Fondo endureció su pronóstico de recesión para el principal socio del Mercosur; China informó su peor expansión en 25 años. Crecen los riesgos para la industria argentina

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó ayer su previsión de crecimiento para la economía global para este año y 2017 y atribuyó las peores perspectivas a la profundización de la recesión de Brasil y a la desaceleración de la economía China, los principales socios de Argentina.

El Reporte Económico Global (World Economic Outlook, o WEO) se difundió luego de que China informó que su economía creció en 2015 6,9% en medio de una continua desaceleración que significó la expansión más baja del último cuarto de siglo.

El dato que más preocupación trajo a Argentina es que el FMI endureció su pronóstico para Brasil. Según las proyecciones del organismo multilateral, Brasil terminó 2015 con una recesión del 3,8% y se contraerá este año otro 3,5%. En octubre, el Fondo había augurado una salida más pronunciada de la crisis brasileña, con un pronóstico negativo de "apenas" 1% para 2016.

Para el Fondo, la recesión, "causada por la incertidumbre política en medio de las secuelas ininterrumpidas de la investigación de Petrobras, está demostrando ser más profunda y prolongada que lo esperado". Esa débil proyección arrastró a las estimaciones para América latina y el Caribe, que el Fondo revisó a la baja, a -0,3% en 2016 y 1,6% en 2017. Si bien no se difundieron correcciones país por país, el FMI estimó en octubre para Argentina un crecimiento débil, de 0,2%, para 2017 y una recesión de 0,7% para 2016.

El economista Dante Sica, director de Abeceb.com, afirmó que "para Argentina, el principal problema es Brasil y después viene China". Y explicó: "Brasil no nos compra y eso impacta mucho en los sectores industriales, en especial el automotriz. Y hay muchas exportaciones del interior que dependen de Brasil. Y no nos va a querer vender mucho; con devaluación y capacidad ociosa, va a tener una capacidad competitiva muy fuerte". Para el experto, los más afectados son los sectores sensibles: el textil, la línea blanca, la industria metalmecánica y la autopartistas.

En el caso de China, Sica consideró que, a pesar de la desaceleración de su economía, "todavía la demanda de alimentos no ha caído y los precios de las commodities, como la soja, no cayeron, aunque sí se le pone un techo al aumento de precios". Además, "es una preocupación su potencia exportadora; sale a vender a costos muy bajos". Otra vez, las industrias mano de obra intensiva argentinas serían las que más fuerte sentirían el impacto.

El FMI consideró que la desaceleración china continuará: "Se prevé que el crecimiento en China disminuya a 6,3% en 2016 y 6% en 2017, más que nada debido a un crecimiento más bajo de la inversión a medida que la economía continúa reequilibrándose", es decir, cambiando de un foco en la inversión y las manufacturas a otro puesto en el consumo y los servicios.

Los menores precios de los combustibles afectarán en el crecimiento de las economías emergentes, que ahora ven a Estados Unidos subir su tasa de interés. Estas tendencias harán que la economía global crezca 3,4% en 2016 y 3,6% el año entrante, en lo que significa una corrección a la baja del 0,2% para cada período.

La previsión global es más optimista a la que hizo días atrás el Banco Mundial. Este organismo recortó su pronóstico de junio (3,3%) a 2,9%. El miércoles 6, el BM recortó la previsión para la economía argentina 1,1 punto porcentual, hasta 0,7%, debido al impacto de la desaceleración china y la recesión brasileña, pero también a la expectativa de que la administración de Mauricio Macri ajuste el gasto público.

Tags relacionados
Noticias del día