Para Garavano, Freiler "perdió la impunidad" tras su suspensión

El ministro de Justicia, además, reafirmó la postura del Gobierno en contra de la procuradora Gils Carbó y cuestionó su gestión: "La Procuración no ha encarado el combate de la corrupción, del delito".

El ministro de Justicia, Germán Garavano, aseguró que "perdió la impunidad" con la suspensión por presunto mal desempeño del camarista federal Eduardo Freiler y advirtió que "nadie está eximido de rendir cuentas".

"Destacamos la importancia de lo sucedido. Se habilitó el proceso ante un jurado de enjuiciamiento y esto es una avance hacia la institucionalidad: nadie está eximido de rendir cuentas. Perdió la impunidad", sostuvo el ministro en una entrevista con el diario Clarín.

Además, reiteró que la procuradora general Alejandra Gils Carbó debería renunciar ya que "no ha encarado el combate de la corrupción, del delito" y que tenga causas judiciales en contra "genera una situación de crisis institucional".

"Entiendo que sí", respondió el ministro ante la pregunta de si Gils Carbó tendría que dejar su cargo, y cuestionó que si bien "ha crecido la cantidad de recursos que se le han asignado en los últimos cuatro años de forma exponencial y la cantidad de personal asignado, eso no se ha visto traducido en resultados".

"A esto ahora se le agregan las investigaciones judiciales, que está siendo investigada por sus propios fiscales, lo cual genera una situación de crisis institucional que no recuerdo haya pasado en el país. Yo creo que al menos para defenderse de un llamado a indagatoria debería pedir licencia", agregó Garavano.

El ministro de Justicia reafirmó la postura del Gobierno en contra de Gils Carbó y cuestionó su gestión: "La Procuración no ha encarado el combate de la corrupción, del delito".

En cuanto a la justicia federal, señaló que "sigue habiendo algunos fiscales y eventualmente algún juez, obviamente, con alguna influencia" de parte del kirchnerismo. "No debería, porque es un símbolo de impunidad y también puede ser un símbolo de persecución a una persona inocente a la cual se tiene de rehén en un proceso que dura 10 años", concluyó. 

Tags relacionados