Para Espert, la economía podría caer 5%, el default es inevitable y el Gobierno debe bajar impuestos

El economista prevé que la actividad económica se derrumbará y cuestionó los anuncios económicos del Gobierno por aumentar el gasto público. En materia sanitaria, elogió la decisión de extremar la cuarentena.

El economista José Luis Espert proyectó que el arrastre de la crisis mundial por la pandemia del coronavirus podría llevar a la economía argentina a una contracción de entre 4,5% y 5% y una gran cantidad de empresas con problemas para subsistir, por lo que cuestionó al Gobierno por no habe anunciado una baja de impuestos generalizadas al sector privado.

"El mundo va hacia una caída de la actividad económica muy grande. Ese efecto va a pegar muy fuerte en la Argentina, no tomamos dimensión de la fenomenal caída de la actividad económica que se viene en el país. Se va a acelerar, si entre 2018 y 2019 cayó dos puntos y medio, en 2020 como mínimo la actividad va a caer el doble. Acá la caída de la actividad económica va a ser fenomenal, las quiebras que se ven en el primer mundo son enormes y eso va a ocurrir acá también", señaló en diálogo con A24.

 

Ayer, los ministros de Economía, Martín Guzmán, y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, anunciaron un paquete de medidas fiscales expansivas que implican un costo de 2 puntos del PBI para las arcas públicas. Para Espert, ese esfuerzo fiscal debió concentrarse en una baja de impuestos generalizada en el sector privado, aunque valoró la decisión de extremar la cuarentena.

"El Gobierno ya ha hecho su jugada. En materia sanitaria la construcción de hospitales está bien, de hecho la cuarentena debería ser más dura. Pero en materia económica estamos asistiendo a la historia de siempre, despreciar al sector privado y darle rosca al gasto público", dijo.

El economista reconoció que unas medidas más rígidas para la cuarentena pueden profundizar la recesión, pero señaló que ese efecto podría en parte amortiguarse para las empresas, monotributistas y cuentapropistas si se suspenden las obligaciones tributarias y el pago de contribuciones patronales de forma generalizada.

"El Gobierno podría bajar impuestos y aliviar de manera generalizada a las empresas, no es el momento de subir el gasto público. La pandemia va a golpear al sector privado, a las empresas, al monotributista, al cuentapropista. Hay que cuidar como oro la actividad privada", comentó.

E ironizó: "Kulfas parece que tiene el detector de los problemas, así que va a bajar con precisión quirúrgica los aportes patronales de las empresas de sectores que están en problemas. Eso tiene que ser generalizado, porque todos los sectores van a sufrir. Esos dos puntos del PBI deberían ser de baja de impuestos o de facilidades de pago para el sector privado, no del gasto público."

Además, pronosticó que Argentina se dirige a un "inevitable default abierto" de la deuda pública argentina. "Estamos yendo a un default de la deuda pública abierta, con sólo ver la oferta del Gobierno. El default es inevitable, creo que se va a dar un esquema parecido al de Néstor y Lavagna en 2005", dijo.

En cuanto a la inflación, Espert estimó que podría disminuir "un poco" la tasa esperada para marzo, pero que en los meses siguientes la caída de la demanda de dinero podría disparar el IPC.

"La inflación puede que en marzo sea un poco más baja la tasa por el congelamiento de la nafta, de las tarifas y de las prepagas. Pero en los meses siguientes con la caída de la actividad económica creo que vamos a una aceleración de la tasa de inflación porque se va a caer de la demanda de dinero", indicó.

Tags relacionados
Noticias del día