Pablo Javkin: "El Gobierno tuvo relato, pero ahora hay mucho verso"

El diputado cree que la Argentina necesita una coalición con proyección en el tiempo y considera que UNEN puede llenar ese espacio, a pesar de la lucha de egos y de los últimos ruidos internos

Presidente de la Coalición Cívica y diputado nacional por UNEN, Pablo Javkin, es el armador de la foto que se sacarán los líderes de su espacio en la primera quincena de febrero para demostrar que hay proyecto. Frente al flash estarán Hermes Binner, Elisa Carrió, Pino Solanas, Julio Cobos, Margarita Stolbizer, Ernesto Sanz y Alfonso Prat Gay, entre otros. Padre de dos hijos, abogado, rosarino, de Newells, a sus 42 años Javkin asegura que desde el Gobierno se pretende justificar una devaluación de izquierda.

¿Se viene la foto?

Se viene la conformación del espacio con todos los liderazgos y partidos que lo integran. La idea es conformar una coalición que tenga líderes, pero también solidez de contenidos.

¿Que diferencia hay entre este espacio y lo que fue la Alianza?

Una de la diferencias es el aprendizaje que la Alianza dejó. Era un proceso político distinto, ahora estamos en otra situación de mayor diversidad, de partidos más consolidados. Incluso yo veo mas solidez en la gente de nuestro espacio en los temas económicos, que fue uno de los talones de aquiles de la Alianza.

¿No son demasiados conductores para un mismo espacio?

No lo creo. La Argentina necesita una coalición con proyección en el tiempo, como la experiencia uruguaya o chilena.

La experiencia local ha sido bien diferente. Elisa Carrió fue parte de la Alianza y se fue de ella a los dos meses.

Es que en la Alianza había debates no saldados en la previa, además de que la situación era complicada. Lo que falló fue que a la hora de ejercer las acciones de gobierno había diferencias en las decisiones estructurales que había que tomar.

Como titular de la Coalición Cívica ¿votaría a Cobos en 2015?

Por supuesto. Votaría al candidato que surja de lo que creo va a ser una interna abierta en este espacio. El problema en la Argentina no son los candidatos, si no cómo armamos como la Concertación chilena o el Frente Amplio uruguayo.

¿No cree que se ha instalado la idea de que el peronismo es el único partido que puede gobernar?

El peronismo se está encargando de derribar su propio mito, que les sirvió durante tanto tiempo. El mito de que este es un país de mafiosos, solo controlable por los mafiosos. La sociedad se está empezando a dar cuenta de que ese es el corazón de la trampa: estar condenados a ser gobernados por malos que pueden controlar a los malos es una profunda mentira que se está pagando caro.

¿Cómo cree que termina este Gobierno?

Yo espero que termine con una elección en donde gane un alternativa que no sea el PJ. Por lo pronto es bastante difícil explicar una devaluación si el principal producto de exportación, que es la soja, ronda los 500 dólares, además con altísimas retenciones y presión fiscal. Es bastante divertido además cómo desde el Gobierno se lo pretenden justificar como una devaluación de izquierda.

¿Lo dice por Kicillof?

Kicillof es absurdo. Dice que devalúa para defendernos de los ataques especulativos. Que yo sepa los ataques especulativos son para devaluar. Entonces si devalúa lo que hace es que ganen los sectores que él mismo dice que lo están atacando. El Gobierno tuvo relato, pero ahora hay mucho verso.

¿Sigue pensando en Kicillof?

El problema no es Kicillof sino el agotamiento del Gobierno. Acá hay dos mitos que se derrumban: que sólo el peronismo puede gobernar y que nosotros no podemos hacerlo. Ese es el trabajo que nos toca.

Este Gobierno se ha identificado con el progresismo. Va a ser difícil diferenciarse para UNEN.

El problema no es ideológico, sino ético. Un tipo que roba no puede definirse de centroizquierda.

Tags relacionados
Noticias del día