Multas de hasta $ 15.000 y trabajos comunitarios para quienes arrojen colillas de cigarrillos en la calle

Otra alternativa será la concurrencia a cursos especiales de educación y capacitación en materia ambiental. La ley fue aprobada el jueves pasado en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

La ley que sanciona con multas de hasta $ 15.000, trabajos comunitarios y educación ambiental a quienes arrojen colillas de cigarrillo en la vía pública de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires fue aprobada el último jueves en la Legislatura porteña.

La flamante norma, presentada en marzo del 2020 por el diputado Sergio Abrevaya (GEN) y Eco House (organización sin fines de lucro que trabaja desde hace años en la campaña "#OjoConLaColilla ), quedará incorporada al Régimen de Faltas de la Ciudad.

"La colilla de cigarrillo es actualmente el residuo de vía pública más arrojado del mundo , aseguró este viernes el fundador de Eco House y Youth Líder de las Naciones Unidas, Máximo Mazzocco, uno de los principales impulsores de la ley, en diálogo con El Cronista.

Se trata de un "residuo peligroso que contiene "sustancias altamente tóxicas con metales pesados, entre otros, explicó el también miembro de la Alianza por el Clima. Además, agregó, tiene acetato de celulosa, "una especie de plástico que se va degradando, y eso genera un tipo de microplástico que perdura en el ambiente por mucho tiempo; y entre este combo, se contamina el suelo, el aire y el agua".

Según el artículo 1 de la ley aprobada ayer, queda "prohibido arrojar colillas de cigarrillos y/o cigarros y/o filtros en el espacio público de CABA". Quien infrinja esta disposición será "sancionado con una multa de 30 a 700 unidades fijas y/o la obligación de realizar trabajos comunitarios relacionados con la preservación del ambiente y/o la concurrencia a cursos especiales de educación y capacitación en materia ambiental'', indica el artículo 3. Conforme con los valores actuales, la multa rondaría entre un mínimo de $ 642 y un máximo de $ 14.980.

Por otro lado, la normativa establece que los "locales de baile, comercios, shoppings, galerías, establecimientos de alojamiento, edificios de oficinas deberán implementar medidas destinadas a evitar que las colillas de cigarrillo se arrojen en el espacio público". Y tendrán que hacer lo mismo quienes organicen eventos o actividades recreativas y comerciales en el espacio público.

Para dimensionar el problema y la gravedad del asunto, el creador de Eco House detalló que -según sus propias encuestas y otras similares- "El 80% de los fumadores en general arroja la colilla donde no corresponde". En consecuencia, "estamos ante un problemón porque son millones y millones de colillasEn Ciudad Autónoma (de Buenos Aires) son más de 500.000 que se arrojan por día", remarcó.

"En el último relevamiento, en una juntada que hicimos, en dos horas levantamos 10.000 colillas en microcentro", especificó el medioambientalista, quien asimismo afirmó que "una sola colilla puede contaminar entre cincuenta 50 y 1000 litros de agua".

 

 

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires se convirtió en la primera metrópolis argentina en contar con una ley de esta clase, alineándose con lo que sucede en otros países, tales como: Suiza, Alemania, Austria, España, Australia, Canadá, Estados Unidos, Bélgica, Singapur, Brasil, Ecuador, Chile y México, donde ya rigen normas vinculadas con la problemática en cuestión. 

Con una enorme alegría por la aprobación de la Ley de Colillas, Mazzocco reflexionó: "Estamos en un punto inflexión como seres humanos, nos estamos empezando a poner el día con un montón de cosas". "Ahora hay que hacer que se cumpla", enfatizó. Y por último, concluyó: "Trabajo comunitario y educación ambiental es lo que más nos importa. Esto puso el tema en la agenda fuerte y por eso estamos muy contentos".

Proyecto de ley sobre las colillas

Tags relacionados

Compartí tus comentarios