Moyano recibió a Alberto Fernández en la sede del gremio de Camioneros

Almorzaron en el gremio de Camioneros, en un encuentro que se leyó como un fuerte mensaje en la interna gremial. El sindicalista reclamó espacios para sus hombres en el Ministerio de Transporte.

"Vino a calmar la bronca antes que estalle". Con esa ironía un importante referente sindical interpretó el sentido del almuerzo con el que Hugo Moyano agasajó en la sede de Camioneros al electo presidente Alberto Fernández.

El encuentro sirvió a los objetivos con los que cada uno llegó a la cita: permitió, por una parte, al futuro mandatario descomprimir la tensión que se instaló con el camionero en las últimas semanas, especialmente a partir de su aceitada relación con otros sectores relevantes de la conducción de la CGT y, a la par, ofreció a Moyano la oportunidad de reposicionarse en la interna sindical y de alzar la voz para reclamar espacios en la futura conformación del Ministerio de Transporte. No logrará colocar al titular de esa estratégica cartera, aunque Alberto le prometió cargos en las segundas líneas del área, según confiaron a este diario tres dirigentes que participaron del encuentro.

"Fue una reunión muy positiva, en la que pudimos plantearle varios temas", comentó a este diario uno de los gremialistas consultados. En tanto que desde el entorno más próximo al líder camionero hablaron de "un mimo importante" del futuro presidente a su jefe sindical. En esa línea, leyeron la visita de Alberto como un mensaje contundente a la interna sindical en el sentido de que no tendrá un vínculo privilegiado con algunas corrientes cegetistas por sobre el resto, en clara alusión al estrecho diálogo que el electo mandatario mantiene con la cúpula de la central obrera, que encabezan Héctor Daer y Carlos Acuña. Justamente, desde esos sectores reprocharon informalmente la actitud de Moyano y sus advertencias al futuro gobierno, en referencia directa a su presión por el pago de un bono de fin de año de $ 20.000 y la reapertura de la paritaria sectorial.

Cerca del jefe camionero admitieron que esa posición les permitió destrabar el encuentro con Alberto, que fue gestionado en conversaciones informales entre dirigentes del moyanismo y colaboradores del electo mandatario, como el caso de Héctor Capaccioli y Santiago Cafiero, futuro jefe de Gabinete. "Se le hizo saber que Hugo estaba con mucha bronca y se acordó rápido la reunión", indicaron las fuentes.

Durante el almuerzo y pese a la ausencia de Claudio Moroni, nominado como futuro ministro de Trabajo, se repasó el actual escenario laboral y las medidas que evalúa poner en marcha el futuro gobierno. Al respecto, Alberto volvió a rechazar la posibilidad de impulsar un proyecto de reforma laboral, aunque ratificó que no frenará modificaciones que gremios y empresas acuerden en el marco de la negociación colectiva sectorial.

Junto al jefe camionero, estuvieron en el almuerzo los dirigentes sindicales Mario Manrique (Smata), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes), Ruben García (municipales bonaerenses), Miguel Díaz (Udocba), Omar Plaini (Canillitas), Leonardo Fabre (Apops), Omar Durdos (Somu), Domingo Moreira (ceramistas) y Graciela Aleña (viales nacionales). En tanto, que Alberto llegó a la cita junto a Cafiero y su vocero Juan Pablo Biondi.

Tags relacionados