INTELECTUALES RECLAMAN POR LA AUTODETERMINACIÓN DE LOS KELPERS

Malvinas: en Inglaterra no ven una amenaza militar creíble de la Argentina

El ministro de Defensa inglés, Philip Hammond, aseguró que su gobierno no tiene planes para un cambio significativo en la dotación militar en las islas en disputa

La creciente tensión diplomática entre la Argentina e Inglaterra por el diferendo en torno a la soberanía de las Islas Malvinas impulsó a la fuerza aérea británica, hace poco más de una semana, a custodiar con dos aviones de guerra un jet privado que se dirigía al archipiélago. Así lo informó la prensa inglesa. Sin embargo, ayer el ministro de Defensa inglés, Philip Hammond, dio por tierra cualquier paranoia al negar una posible derivación bélica del conflicto y admitir que no existe una amenaza militar creíble por parte de la Argentina.
Según publicó la prensa londinense ayer, Hammond compareció ante el Parlamento inglés para abordar, entre otros temas, la política de defensa del Reino Unido para las Malvinas. No hay planes para un cambio significativo, en cuanto a la dotación militar en el archipiélago, según adelantó. Cuando el parlamentario conservador Amber Rudd le preguntó si estaba seguro de que Inglaterra cuenta con suficiente presencia naval en la zona para hacer frente a un ataque naval, Hammond negó que haya una amenaza militar creíble por parte de la Argentina. No obstante, el funcionario ratificó que su gobierno está comprometido en la defensa del derecho de autodeterminación de los habitantes de las Malvinas. Mientras el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada se preparará hoy a las 19 para un acto presidencial que podría abordar el tema Malvinas, en la primera actividad pública de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner luego de su descanso en el sur, un grupo de intelectuales argentinos presentarán horas antes un documento a favor del derecho de autodeterminación de los kelpers. Beatriz Sarlo, Juan José Sebreli y Santiago Kovadloff, junto a otros 14 intelectuales y periodistas, firmaron el texto que acusa al Gobierno de hostigar a los habitantes de las islas.
La réplica del kirchnerismo no se hizo esperar. El senador Daniel Filmus defendió la autodeterminación de los pueblos pero, aclaró, no es el caso de Malvinas: su población fue trasplantada del Reino Unido, a partir de la expulsión de los argentinos que la habitaban en 1833. Desde el FAP también se opusieron al documento de los intelectuales.
En tanto, esta tarde, se encontrarán senadores y diputados de las diferentes bancadas para definir la agenda de trabajo de la reunión conjunta de las comisiones de Relaciones Exteriores que se realizará el viernes en Ushuaia, para dar una ratificación parlamentaria a la protesta argentina por Malvinas.