EL PRESIDENTE ALMORZÓ CON EL JEFE OPOSITOR DEL SENADO

Macri convocó a Pichetto para tantearlo por su candidata a procuradora

Lo recibió en la Casa Rosada. El legislador ratificó que no hay rechazo a priori pero pidió que Weinberg de Roca demuestre que está a la altura del cargo que ocuparía

El presidente Mauricio Macri está jugado a que su elegida, Inés Weinberg de Roca, termine al frente de la Procuración. En ese plan, ayer convocó y recibió en la Casa Rosada al jefe del bloque de senadores peronistas, Miguel Pichetto, quien tiene en sus manos la llave de ese nombramiento. Ante el jefe de Estado, el rionegrino reiteró algo que ya había dicho públicamente: no hay rechazo peronista a priori, pero tampoco hay garantías.

 

La reunión fue al mediodía, almuerzo mediante. Ante la consulta del Presidente, Pichetto le reiteró que el bloque Justicialista de senadores, que responde a los gobernadores peronistas, no tiene "animadversión" contra Weinberg de Roca. Hizo, sin embargo, una aclaración clave: la candidata deberá demostrar en audiencia pública que está a la altura del cargo. Y además ratificó que Weinberg deberá conseguir los votos de los dos tercios de los senadores presentes el día de la sesión.

Con este último comentario, Pichetto dejó en claro que para el peronismo quedó cerrado el capítulo para intentar modificar el procedimiento de la designación del procurador. Cuando la titular del Ministerio Público Fiscal era Alejandra Gils Carbó, el propio Pichetto había firmado junto al presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, un proyecto de ley para relajar ese mecanismo y establecer mayorías menos trabajosas a la hora de designar al procurador. Para Weinberg, sin embargo, seguirá valiendo la ley actual, advirtió el senador.

Cambiemos cuenta con 25 senadores. Está lejos del quórum propio y más lejos aún de los dos tercios. Necesita de la ayuda de Pichetto.

Según contaron fuentes de de su bloque, el rionegrino también le aclaró a Macri que una vez que su candidata haya atravesado todo el procedimiento de designación (publicación de antecedentes, período para impugnaciones y defensa de su pliego ante la comisión de Acuerdos) el bloque Justicialista se dedicará al debate interno sobre Weinberg. Recién allí habrá una definición que le permitirá al Gobierno saber con certeza si la actual presidenta del Tribunal Superior de la Ciudad llegará o no a la Procuración General.

Los tramos que trascendieron de la reunión entre Pichetto y Macri coinciden con las declaraciones del senador el fin de semana último al diario La Nación. Allí, el rionegrino enfatizó que su bloque "va a actuar de manera responsable en el plano institucional" respecto del tema. Es decir, que no hará oposición por la oposición misma. Una postura con la que Pichetto identifica a la bancada del Frente para la Victoria, de Cristina Fernández de Kirchner.

"La candidata propuesta tiene antecedentes jurídicos, pero hay que esperar que se cumplan las etapas y escucharla en audiencia pública. No es prudente abrir ningún esquema anticipado", señaló entonces el senador.

A los 69 años, Weinberg de Roca muestra una larga trayectoria en la Justicia nacional e internacional aunque es considerada una outsider del cuestionado esquema de jueces federales de Comodoro Py. Es desde 2013, y también por impulso de Macri (entonces jefe de Gobierno porteño) presidenta del Tribunal Superior de Justicia porteño.

Si es finalmente confirmada por el Senado, abrirá una vacante en la Justicia porteña y para reemplazarla ya comenzó la danza de nombres. Suenan para ese cargo el ministro de Justicia local, Martín Ocampo; el secretario de Justicia nacional, Santiago Otamendi; la presidenta de la Magistratura porteña, Marcela Basterra; y la camarista Marcela de Langhe.

Tags relacionados