Macri anunció una megaterminal subterránea que conectará trenes y subtes debajo del Obelisco

La obra se extendería bajo la 9 de Julio entre Rivadavia y Corrientes. La iniciativa incluye una ampliación de los ferrocarilles metropolitanos, que a través de túneles confluirían con los subtes, la estación de combis, el Metrobus y el sistema de Ecobici. Según el Gobierno porteño, es “el proyecto de ingeniería de transporte de pasajeros más importante de la historia de la Ciudad”.

En plena campaña por su sucesión en la Ciudad –y también en medio de la carrera por la Casa Rosada-, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, presentó hoy un proyecto para construir una megaestación de transporte debajo del Obelisco que incluiría la construcción de 16 nuevos kilómetros de vías férreas subterráneas y la posibilidad de combinar con un solo trasbordo los distintos trenes que unen la Ciudad con el conurbano o acceder directamente desde el sistema ferroviario al Metrobús de la 9 de julio, la terminal de Combis del microcentro y el sistema de Ecobicis.

El sistema se llamará RER, siglas de Red de Expresos Regionales, en un calco directo del Réseau Express Régional (Red Ferroviaria Exprés Regional), el sistema parisino, que, junto a otras megaterminales europeas, como la de Bruselas, parecen haber sido inspiración del que desde el Gobierno porteño calificaron como “el proyecto de ingeniería de transporte de pasajeros más importante de la historia de la Ciudad”.

Al hacer el anuncio en el Auditorio de la Sede del Gobierno, junto al jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, y el subsecretario de Transporte, Guillermo Dietrich, Macri afirmó que la primera etapa, con el 70% de los trabajos y concluida la cual el sistema ya debería empezar a funcionar, va a estar lista en cuatro años. Las otras dos etapas demorarían entre dos y cuatro años más.

El jefe de Gobierno casi prometió que no habrá demasiadas molestias para los ciudadanos porteños porque la mayoría de las obras son subterráneas. “Hoy es un día histórico para una obra histórica porque hablamos de beneficiar a millones de personas”, enfatizó.

El proyecto completo incluye la extensión de las línea Sarmiento (hoy llega hasta Once y llegaría hasta el Correo central, con una estación debajo del Obleisco) y la interconexión ferroviaria de las estaciones de Constución y Retiro, que si bien hoy están unidas por la línea C del Subte, pasarían a estar conectadas por los mismos trenes que llegan hoy hasta esas terminales, que harían una parada en el medio en la megaestación de la 9 de julio, que tendría cuatro niveles subterrános y uno (el del Metrobús) sobre la superficie.

Según el Gobierno porteño, se trata de “la primera ampliación significativa de la red de ferrocarriles metropolitanos de los últimos 100 años”.

En el video promocional de la obra, se pone como ejemplo del nuevo sistema a la línea Roca de trenes. Para esa línea está proyectada una nueva estación subterránea en Constitución y una extensión a través de un túnel para que los viajeros puedan seguir en tren hasta el Obelisco y luego hasta la estación de Constitución, donde podrían combinar con los ferrocarriles Mitre, San Martin y Belgrano Norte para pasar, en una sola combinación, desde el conurbano Sur al conurbano Norte de la Ciudad.

En la Estación de la 9 de julio, en tanto, tendrían conexión con los ferrocarriles Sarmiento y Belgrano, las líneas de subtes A, B, C y D, el sistema de Metrobús que ya funciona en esa avenida, la terminal de combis del microcentro porteño y el sistema de bicicletas públicas de la Ciudad, Ecobocici.

Las extensiones, según muestra el video promocional, serían con túneles que irían por debajo del nivel de los túneles del subte.

Macri destacó que estas obras proyectadas están circunscriptas al ámbito de la Ciudad y aseguró que por su trascendencia social se descuenta el apoyo de los organismos de financiación internacional a tasas ventajosas.

Según especificó el Gobierno porteño, la primera etapa del RER prevé la construcción de la gran Estación Central -de nuevo, el nombre es casi calcado de sis pares europeos- en el subsuelo de la Avenida 9 de Julio, entre el Obelisco y Av. de Mayo, con una extensión de 400 metros de largo que integrará físicamente los distintos modos de transporte disponibles en la Ciudad. Dividido en cuatro plantas subterráneas y una en superficie, el nodo –destacó el Ejecutivo porteño- permitirá conectar a los ferrocarriles, el Metrobús, la estación de combis, los subtes de Buenos Aires y el Sistema de Ecobici, para lo que serán necesarios 16 kilómeros de túneles.

Tags relacionados