"Los gritos y los insultos, no hablan de mí, hablan de ustedes"

El Presidente reaccionó airadamente ante las constantes interrupciones de legisladores y militantes de la oposición.

Ya iban siete interrupciones desde el arranque de su discurso y Mauricio Macri no aguantó más. Visiblemente molesto, el Presidente decidió exteriorizar la molestia que sentía ante los gritos e insultos de legisladores y simpatizantes de la oposición.

Ocurrió cuando el mandatario explicaba las razones del hundimiento económico de 2018, tras lo que calificó como "dos años y medio de camino exitoso".

"Desde 2012 nuestro país no crecía (...) si no hubiésemos tomado las decisiones que tomamos, la economía hubiese colapsado", señaló. "Para normalizarla -continuó- propusimos un camino gradual que fue exitoso durante dos años y medio. Creció la economía, bajó la inflación, aumentaron la inversión y las exportaciones, bajó la pobreza y creamos 700.000 puestos de trabajo. Cuando empezábamos a crecer y asomar la cabeza como país tuvimos tres shocks imprevistos: la salida de capitales de mercados emergentes, la sequía y la causa de los cuadernos".

Fue en ese momento cuando los gritos e insultos arreciaron, tanto desde el palco como desde algunas bancadas de la oposición.

"Los  gritos, los insultos, no hablan de mí, hablan de ustedes. Yo estoy acá por el voto de la gente, señores", lanzó Macri visiblemente ofuscado. 

En su carácter de titular del Senado, Gabriela Michetti, intervino una vez más para pedir silencio, pero las interrupciones siguieron sucediéndose. Tanto que, 20 minutos después, Macri volvió a pausar su discurso.

"Insisto. Los  gritos, los insultos, no hablan de mí, hablan de ustedes. Vivir en democracia es educación, es respetar al otro y dialogar. Yo estoy acá por el voto de la gente, señores", lanzó.
 

Tags relacionados

Más de Economía y Política