Los ingresos en la Ciudad seguirán en baja, pero mejoran respecto a mayo

En línea con los datos nacionales, la Ciudad de Buenos Aires espera una caída real en la recaudación de junio, según pudo saber El Cronista. La merma no será tan significativa como en los dos primeros meses de la cuarentena pero, estiman fuentes ejecutivas porteñas, se ubicaría en torno al 25% en términos interanuales, considerando la inflación de alrededor del 40% que se registró en los últimos 12 meses. El dato se conocerá entre hoy y el lunes.

El impacto del aislamiento había sido contundente en el ámbito porteño especialmente en abril, cuando el retroceso real de los ingresos de la Ciudad habían sufrido un deterioro estimado en el 35%. En mayo la situación fue cambiando y esa caída pasó a ser de cerca del 30%, pero en junio los números, en comparación, serán más auspiciosos, ya que durante el último mes estuvieron habilitados durante tres semanas los comercios no esenciales de la Ciudad de Buenos Aires.

Tras la decisión de restringir más la cuarentena, no obstante, esos locales debieron cerrar sus puertas, por lo que se espera que el dato de la primera quincena de julio, como mínimo, será peor.

La crisis sanitaria motivó principalmente una mora en impuestos empadronados claves para el fisco porteño, como el ABL, que redujo en términos reales su aporte en torno a un 50%, y al pago de patentes, que cayó 62% en el balance interanual. Ello impactó en la recaudación de Ingresos Brutos, que para la Ciudad representa el 75% de todo su caudal de recursos que surgen de impuestos. "Es el motor central desde lo impositivo", grafican fuentes de la administración porteña.

Esta semana se conoció que la Ciudad condonará el pago del ABL a aquellas pymes en situación crítica por el impacto del Covid-19. Sólo por ese concepto, se dejarán de recaudar para las arcas porteñas unos $ 600 millones, durante junio y julio. La iniciativa deberá ser aprobada por la Legislatura, pero se estima que se confirmará. En Parque Patricios creen que la medida beneficiará a más de 110.000 comercios, entre los que se destacan bares, restaurantes, librerías, peluquerías, jugueterías, hoteles y gimnasios.

Asimismo, también durante los mismos meses se condonará el impuesto al uso del espacio público para las actividades comerciales en la vía pública. Además, se decidió prorrogar la suspensión de embargos hasta el 31 de agosto. En términos de asistencia, sumado al aporte nacional que llega desde el Estado con los ATP, sería este el aporte central porteño a los comerciantes en crisis.

Pero, a la vez, con el aval del Banco Ciudad, se lanzaron créditos a tasa fija del 12% para las industrias más afectadas. Se trata de una propuesta de financiamiento que flexibiliza las condiciones de los préstamos para garantizar que puedan acceder a ellos la mayor cantidad posible de comercios. El plan de financiación estará disponible a partir de hoy.

Los nuevos préstamos, por un monto máximo de $ 500.000 por comercio, establecen una tasa fija del 12% (TNA), la cual contiene un subsidio de 12 puntos porcentuales otorgados en partes iguales por el Gobierno de la Ciudad y por el Banco Ciudad. Además, presenta una extensión de plazos que contemplan un período de gracia inicial de hasta seis meses para el pago del capital e intereses y luego hasta 18 cuotas fijas (abonando la primera cuota en enero de 2021).

Tags relacionados