Leve caída del consumo masivo, pese al cierre del AMBA fue 0,5% en julio

El dato surge del relevamiento mensual de Scentia sobre las ventas en supermercados y autoservicios. Las cadenas más que compensaron en autoservicios. En lo que va del año el consumo creció 1,9% por el fuerte stockeo de marzo y abril.

Los datos de consumo masivo -alimentos, bebidas, productos de higiene y limpieza- no dejan lugar a dudas. Las ventas se mueven al compás de la mayor o menor circulación de gente en el marco de las medidas tomadas por la cuarentena de Covid-19.

Según el relevamiento de la consultora Scentia el mes pasado el consumo registró una contracción marginal del 0,5%, recuperando algún terreno tras la caída de 3,2% de junio.

Sin embargo, hay que considerar que se parte de una base de comparación baja, ya que julio de 2019 registró un desplome del 10%, muy parejo entre los canales, en comparación al año anterior y "fue el mes con mayor caída durante ese año", señala el informe.

Con todo, el acumulado de los primeros siete meses del año aún se mantiene en terreno positivo, con un avance del 1,9%.

Transcurridos más de cuatro meses de cuarentena, todavía sigue jugando a favor el fuerte stockeo que tuvo lugar en marzo (16,2% de suba) y en abril (4,1%).

El desagregado por canales muestra en julio un incremento de las ventas en cadenas de supermercados, con un salto del 2,5%, que se vio más que compensado a la baja por el desempeño en autoservicios, que tuvo una contracción del 2,8%.

Pero tomando sólo AMBA, afectado por medidas restrictivas, hubo una situación inversa. Autoservicios creció 3,3%, mientras que supermercados retrocedió 0,4% en julio.

Por su parte, un relevamiento de Nielsen Argentina, sólo en supermercados, arrojó un crecimiento del 2,8% en todo el territorio nacional, un notorio retroceso respecto del 5,8% registrado en junio.

El análisis del comportamiento por regiones explica esta desaceleración. Mientras en el interior del país el consumo en el canal supermercadista creció 4,1%, en la Ciudad de Buenos Aires y el GBA, donde rigió una cuarentena más estricta en la primera parte de julio, el aumento fue del 2,3%.

Hacia adelante, parece crecer el optimismo. El Índice General de Expectativas Económicas (IGEE) de Kantar, que mide la percepción sobre la situación económica y laboral, tuvo en julio una suba de 3 puntos. Se destaca la mirada sobre la economía (4 puntos) y la compra de bienes durables (5 puntos).

Tags relacionados

Compartí tus comentarios