Lavagna insiste en que sea el actual Gobierno quien renegocie el acuerdo con el FMI

El ex ministro viajó a Río Negro junto al senador del PJ Miguel Pichetto y se reunió con el gobernador Weretilneck. Allí insistió en que sea el propio Macri quien rediscuta los vencimientos de la deuda con el Fondo para darle "espacio para respirar" a su sucesor.

El exministro de Economía Roberto Lavagna se reunió hoy con el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, en el marco de la ronda de encuentros que mantendrá con distintos mandatarios provinciales en busca de la "construcción de consensos", a partir de 10 lineamientos básicos que él propone de cara a la conformación de un gran frente de unidad que logre romper la grieta en Octubre.

Lavagna viajó junto al senador del PJ Miguel Pichetto y a su hijo, el diputado nacional del FR Marco Lavagna.

El economista y virtual candidato presidencial de AF fue recibido por el gobernador rionegrino en la sede central de INVAP, en San Carlos de Bariloche.

Allí, consultado por su vínculo con Weretilneck, el ex ministro de Duhalde y Kirchner manifestó que “en el proceso de formación de consensos y de coalición que estamos armando, hay varios partidos provinciales, e incluso vecinales, que se están integrando. Cuanto más amplio, pero a su vez, cuanto más consenso se logre respecto a qué hay que hacer con el país, mejor .

Lavagna también aprovechó para insistir -tal como lo planteó ayer en la carta que le envió a Mauricio Macri en respuesta a la convocatoria de la Casa Rosada a un acuerdo político- en la necesidad de que sea el actual gobierno el que renegocie con el FMI las próximas fechas de vencimientos de la deuda.

“El error fundamental es que le pidió us$ 50.000 millones al Fondo y los recibió todos este Gobierno, dejando los vencimientos para el Gobierno que viene. Ya que hay una buena relación, como dice la gente del Gobierno, que empiecen un proceso a ver cómo se corren los vencimientos a dos o tres años, de manera tal que el próximo Gobierno, cualquiera sea él, tenga un espacio para respirar y poder empezar a trabajar en políticas de creación de empleos y aumento de la producción , sostuvo, en declaraciones a medios locales. 

Lavagna también volvió a tomar distancia de los dos extremos de la grieta, el macrismo y el kirchnerismo, y responsabilizó a ambos por el estado de estancamiento que atraviesa la economía argentina desde hace una década.

“En los últimos ocho años en Argentina, con dos gobiernos distintos, con dos políticas opuestas entre sí, el nivel de producción de la Argentina es hoy menor al del 2008. Esto significa diez años de estancamiento económico, con inflación elevada y efectos sociales en materia de pérdida de empleo y aumento de la pobreza. Esto no es cuestión de discursos, ni de marketing, ni de campaña política, es cuestión de mirar los datos que están ahí y es que el país lleva ocho años de absoluto estancamiento y de retroceso en la producción , dijo. 

Ayer, el ex ministro le envió una carta al Presidente para responderle su convocatoria al diálogo en la que analizó las 10 propuestas del Gobierno y le hizo conocer las propias. Allí, le propuso que sea la actual administración la que renegocie ahora con el FMI las próximas fechas de los vencimientos, dada la buena relación que mantiene con el organismo.

Desde el Gobierno aún no dieron respuesta al planteo del economista y en cambio, comenzaron a citar a los gobernadores que se manifestaron más predispuestos a abrir el diálogo político.

La postura que adopte la Casa Rosada tras la contracarta que le envió el exministro para responder su llamado al diálogo no es un dato menor.

El vocero politico de Lavagna, Alejandro Topo Rodríguez, le dijo a El Cronista que lo que el economista está planteando básicamente es que si el diálogo que propone Macri es "verdadero, tiene que estar dispuesto a cambiar de inmediato su política económica para lograr el crecimiento y mejorar los ingresos de las familias".

"Si verdaderamente el Gobierno quiere un diálogo en serio, tiene que estar dispuesto a cambiar. De lo contrario, será una simulación más", agregó Rodríguez.

Cerca del exministro insisten: "ahora la pelota está del lado del Gobierno".

 

 

Tags relacionados