Larreta quiere barrer con los "punteros" y apoderarse del control territorial

El jefe del PRO puso requisitos para ser candidato a presidir las comunas de la Ciudad. Busca correr a una generación de dirigentes barriales y poner en su lugar a gente "con experiencia en gestión".

Horacio Rodríguez Larreta piensa a futuro, descontando que ni las mejores intenciones de una oposición abroquelada podrán impedir su reelección. Sin dejar de lado el sombrero de Jefe de Gobierno, también viste el saco de presidente del PRO en la ciudad de Buenos Aires, y bajo ese abrigo, bajó orden sobre el armado electoral que quiere para concentrar más poder territorial de cara a su segundo mandato.

En un encuentro con dirigentes de su espacio, Rodríguez Larreta transmitió su plan de "profesionalizar" la gestión diaria de las comunas de la Ciudad, la división política pensada por los constituyentes porteños hace más de 20 años.

Ante la militancia de su espacio y partidos asociados, el alcalde ordenó que, en las próximas elecciones, tengan prioridad para encabezar las listas aquellos referentes que demuestren "capacidad de gestión" y "liderazgo" antes que manejo de la calle y vínculo de años con los vecinos.

El núcleo duro larretista reconoció la intención de acabar con el modelo del "puntero" y adujo que "durante un largo tiempo se priorizaron personas con ascendencia territorial para ser candidatos en las comunas, pero no en todos los casos se reflejó en ser personas idóneas a la hora de gestionar".

Ahora Larreta impulsa "un equilibrio en el criterio de selección", que implicará una mayor relevancia en el management.

 

La noticia cayó muy mal en ciertas juntas comunales de mayoría PRO. Algunos referentes lo tomaron como una afrenta al despliegue territorial de Cristian Ritondo, criado en Mataderos y con alfiles en toda la zona sur. También provocó roces con la estructura montada por el presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, cuyos referentes manejan las comunas 1 y 6, y aspiran a expandirse a la 4 y la 13. 

La disputa también es por los fondos. Para este año, las comunas cuentan con un presupeusto de casi $ 2200 millones, apenas 27,6% más alto que en 2018, pese a una inflación que orilló el 50%. Esto es así porque no cuentan con "jurisdicción presupuestaria propia", y muchas obras que están por ley a su cargo, se concentran en la Jefatura de Gabinete, a las órdenes de Felipe Miguel, ex jefe de asesores de Larreta.

Entre presidentes comunales y autoridades de la administración central hay una puja silenciosa. Algunos de los comuneros se han declarado "en rebeldía" en varias ocasiones, impulsando declaraciones contra la política local de Larreta o las medidas de Macri. Y en Parque Patricios cae mal que tengan "juego propio".

Por caso, la Junta de la Comuna 8 (que incluye a los barrios de Villa Soldati, Villa Riachuelo y Lugano) firmó tiempo atrás una declaración contra la decisión de la ministra de Educación, Soledad Acuña, de cerrar varias escuelas nocturas. A su vez, el titular de la Comuna 15, Jorge Lucchesi, criticó públicamente el "tarifazo" aplicado en los servicios públicos.

El alcalde porteño, en uno de sus tantos encuentros con vecinos.
Tags relacionados