UNA MEDIDA QUE LLEGA ANTE LA CA DA DEL CONSUMO Y LA REAPARICIÓN DE SALADITAS

Larreta busca contener el descontento con una canasta de precios cuidados

El Gobierno porteño expandirá las ferias que venden alimentos hasta 50% más baratos que en los comercios. Encienden alarmas frente a una potencial competencia desleal

En el momento de mayor debilidad para la Casa Rosada, con descontento en alza, al igual que la inflación, y un dólar volátil, el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, relanzó un programa para acercar productos de la canasta básica a precios accesibles, en pos de contener el impacto y la percepción de la suba de precios.

Larreta, que alterna por estos días su agenda entre actividades de jefe comunal con otras de interlocutor del Gobierno nacional con referentes de la oposición, presentó dos nuevas Ferias de Abastecimiento Barrial (FIAB), una de ellas con doble turno, de 8 a 20, cubriendo en distintos momentos de la semana áreas del barrio de Constitución y de Recoleta.

Con estas nuevas ferias, el Gobierno porteño alcanza a desplegar 154 puntos de venta de productos de primera necesidad, con precios sensiblemente más bajos a los puntos de venta tradicionales, que se acuerdan entre los feriantes y el mismo Gobierno, cada 15 días. Una suerte de "Precios Cuidados", en versión PRO y a escala local.

La idea, según anunció el mismo Larreta en un acto en Boedo, es "que cada vez más vecinos de la Ciudad puedan tener productos de primera calidad cuidando un poquito más el bolsillo". El alcalde agregó: "Con esto ayudamos a los vecinos en estos momentos de turbulencias y les damos más alternativas. En estas ferias pueden comprar productos por un 10% o 15% menos, e incluso algunos pueden costar la mitad que en otros lugares".

Con las nuevas dos ferias, la Ciudad tendrá 29 centros de abastecimiento distribuidos en las 15 comunas, de manera de acercar productos a precios más bajos que en los comercios tradicionales. Entre las "perlas" de esta política, asoman los "combos semanales", que son paquetes cerrados de frutas y verduras, a un valor de $ 200, para abastecer el consumo de una familia tipo por semana.

A su vez, según pudo saber El Cronista, la Ciudad avanza en negociaciones para incorporar cinco nuevos puntos de abastecimiento de alta demanda en centros de transbordo, y en horario vespertino, para llegar, precisamente, a los oficinistas y personas que viven en el Conurbano. Estas "ferias vespertinas" se instalarán de lunes a viernes, de 16 a 20, en Retiro, Constitución, Puente Pacífico (Santa Fe y Juan B. Justo), Núñez o Belgrano, y Villa Pueyrredón.

El otro lado de esta política de extensión es el descontento creciente de los comerciantes tradicionales, que ven menguar sus ventas a raíz de los cambios de comportamiento de compra de sus clientelas, que aguardan muchas veces la llegada de la feria al barrio para abastecerse.

"Nosotros hemos evaluado el posible impacto, y por eso las ubicamos en radios donde no se produzca una competencia desleal", respondió un funcionario porteño, ante la consulta.

Algunos economistas que relevan el comercio en la Ciudad, consultados por este diario, encendieron la señal de alarma por esta política oficial.

La decisión del Gobierno porteño también da cuenta de la afectación del consumo en Capital Federal. Según la Cámara Argentina de Comercio (CAC), entre marzo y abril creció 1% la cantidad de locales que bajaron sus persianas, respecto al mismo período de 2017. A su vez, también según la CAC, las ferias internadas o multipunto (conocidas como "saladitas") creció un 70% respecto al año pasado.

Tags relacionados